fbpx
 

ComprometidosLa Ley de Cambio Climático: el pacto por una España sostenible y ecológica

La nueva Ley de Cambio Climático propone una España más sostenible, responsable y ecológica para el año 2030. Estas son sus novedades y los consejos que puedes seguir para contribuir a sus objetivos
22 septiembre, 202164210 min

Conseguir que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible u ODS es una de las prioridades que tenemos todos los ciudadanos, pero también el Gobierno. La nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, aprobada en mayo de este año, pretende hacer que España se convierta en un país saludable, sostenible y con menos emisiones para el año 2030.

Esta iniciativa nace del Acuerdo de París, un tratado de la Unión Europea donde los Estados miembros decidieron trabajar en medidas para descarbonizar su industria y empezar a introducir las energías renovables como una parte importante de sus políticas de energía.

Con el paso del tiempo, cada vez se ha vuelto más importante adoptar buenos hábitos que nos ayuden a hacer del mundo un lugar mejor. Hoy te explicamos cuáles son las ideas principales de la Ley del Cambio Climático y qué puedes hacer para vivir un estilo de vida mucho más sostenible con el medioambiente.

 

La nueva Ley de Cambio Climático: una apuesta por el futuro sostenible de España

En total, la nueva ley pretende movilizar una inversión de 200.000 millones de euros durante los próximos diez años, en los que se espera que el PIB español se incremente entre 16.500 euros y 25.700 millones de euros al año. Estos son los objetivos que propone la Ley del Cambio Climático:

  1. Reducir en 2030 las emisiones de gases de efecto invernadero del conjunto de la economía española en, al menos, un 23% respecto del año 1990.
  2. Alcanzar en el año 2030 una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 42%.
  3. Alcanzar en el año 2030 un sistema eléctrico con, al menos, un 74% de generación a partir de energías de origen renovable.
  4. Mejorar la eficiencia energética disminuyendo el consumo de energía primaria en, al menos, un 39,5%, con respecto a la línea de base conforme a la normativa comunitaria.

La ley también establece que, antes de 2050, España deberá alcanzar la neutralidad climática y el sistema eléctrico deberá estar basado exclusivamente en fuentes de generación de origen renovable. Es una propuesta ambiciosa, pero ya se han propuesto pilares que pretenden dirigir a los organismos públicos en la dirección adecuada:

  • Energías renovables y eficiencia energética. Las placas fotovoltaicas o los molinos de viento son dos de los instrumentos que, para el Gobierno, permitirán la reactivación económica en el corto plazo, además de convertirse en los pilares de la descarbonización a largo plazo.
  • Transición energética y combustibles. A partir de ahora, se trabajará para evitar que los combustibles fósiles contaminantes sean la principal fuente de energía de los automóviles españoles. Además, se introducirán los gases renovables en cuya fabricación se hayan usado exclusivamente materias primas y energía de origen renovable.
  • Movilidad sin emisiones y transporte. El sector automovilístico, al igual que el energético, está sujeto a objetivos realmente ambiciosos. En este caso, se trata de alcanzar en el año 2050 un parque de turismos y vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2, establecidas conforme a la normativa comunitaria. Se promueven, también, planes de movilidad urbana sostenible para que los municipios pequeños cuenten con transportes adecuados al siglo XXI.
  • Medidas de adaptación a los efectos del cambio climático. La nueva Ley contempla un Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) con el propósito de definir los objetivos, criterios, ámbitos de aplicación y acciones para fomentar la resiliencia frente al cambio climático.
  • Medidas de transición justa. El objetivo de estas medidas es el mismo que el de la Agenda 2030, y se trata de no dejar a nadie atrás durante la transición ecológica que vivirá nuestro país. Esto se conseguirá promoviendo, entre otras medidas, la identificación de colectivos, sectores, empresas y territorios potencialmente vulnerables al proceso de transición a una economía baja en emisiones de carbono.

Con estas iniciativas, se ponen las bases para que España se convierta en un país mucho más sostenible en un período de diez años. Nosotros también podemos contribuir, tanto en casa como en la empresa, empleando bombillas de bajo consumo, utilizando el transporte público o la bicicleta y revisando posibles fugas en las instalaciones de la oficina. Pon en práctica estos consejos y verás cómo, además, consigues ahorrar para que tus presupuestos familiares tengan una salud de hierro.

 

Os dejamos con un vídeo donde os proponemos 5 alternativas al coche. ¡Dale al play!