fbpx
 

Educación Financiera¿Por qué está subiendo tanto el precio de la gasolina?

El precio de la gasolina alcanza, este verano, los 2 euros por litro. Descubre cuáles son los factores de esta subida y los consejos que te ayudarán a ahorrar en tu consumo
11 julio, 202237817 min

Si estás acostumbrado a ir a la gasolinera para hacer viajes fuera de la ciudad, o por motivos de trabajo, te habrás dado cuenta de que el precio de la gasolina ha subido por las nubes. Si echamos un vistazo a las cifras, la evolución es evidente. 

El 1 de enero de 2021, un litro de gasolina de 95 octanos costaba una media de 1,19 euros. Un año más tarde, a inicios de 2022, costaba 1,48 euros, un incremento del 24%

Durante la primera semana de junio de 2022, con el litro a 2,06 euros, el incremento en apenas 5 meses ha sido de casi el 39%. Esto supone que llenar un depósito de gasolina es ahora un 73% más caro que hace 17 meses, de 59,50 a 103,00 euros. 

Hoy vamos a explicarte por qué está subiendo tanto este combustible y qué factores influyen en el precio de la gasolina, además de darte unos consejos para que puedas optimizar al máximo su uso cuando necesites coger el coche o la moto dentro o fuera de la ciudad. ¡Vamos a ello! 

¿Por qué la gasolina está tan cara? 

La subida ha sido estratosférica, pero como todo fenómeno energético, tiene sus causas. Las tensiones internacionales, los impuestos o la especulación han sido los grandes factores que han contribuido a que ahora paguemos más de dos euros por el litro de gasolina. Estas son las variables que han influido en el precio de este combustible:

  • La guerra de Ucrania. El factor principal que ha contribuido al ascenso continuo de los precios de la gasolina es el conflicto entre Rusia y Ucrania, que también ha afectado a los mercados. El país ruso es el tercer exportador del mundo, así que las restricciones económicas de los países occidentales han provocado que le resulte muy difícil enviar su producto más allá de sus fronteras. 
  • La covid-19. Las refinerías de países clave como Estados Unidos aún no han podido recuperarse de los cuellos de botella que ha provocado la pandemia. Aunque los estados de alarma ya no están presentes en muchos países del mundo, ahora es más difícil transportar el crudo, lo que provoca que la actividad de estas empresas se quede estancada en niveles pre pandemia. 
  • La escasez en la oferta. La llegada del verano, con la driving season en Estados Unidos y el aumento de los viajes estivales en Europa provoca que exista una gran demanda de gasolina, que las refinerías no pueden satisfacer. Si a esto añadimos las interrupciones o paradas de mantenimiento inesperadas, como el buque de contenedores que detuvo la actividad marítima en el canal de Suez en marzo, nos encontramos con un escenario cada vez más imprevisible en el ámbito internacional. 
  • La transición energética hacia energías renovables. No es un secreto que el mundo está virando hacia un modelo de energías renovables que respete el medioambiente y la salud de las personas, con iniciativas como la Ley Europea del Clima o la ley española de cambio climático y transición energética. Esto provoca que cada vez haya una dependencia menor del petróleo, lo que hace que se reduzca la capacidad de refino a nivel mundial.  
  • El precio del barril de petróleo. Los costes del transporte, junto con la inflación galopante de los precios por la crisis de Ucrania, han llevado a una situación límite en la que el barril de petróleo se cotiza a 120 dólares. No es la primera vez que sucede, porque en 2008, 2011 o 2012 alcanzó los 140 dólares, pero la principal diferencia es que en esta época se han unido varios conflictos internacionales como el del este de Europa que han encarecido también el precio de la gasolina y no solo el de los carburantes. 

Los impuestos y la especulación en los mercados. Los impuestos que pesan sobre los productos refinados de petróleo han aumentado desde el 2012, con medidas como el incremento de IVA para este categoría del 18 al 22 por ciento que se dio en 2013, o la aprobación del fondo nacional de eficiencia energética en 2014. El último factor que ha aumentado el precio de la gasolina, según la organización de consumidores Facua, es la especulación que ha surgido en algunos mercados internacionales. Empresas como Repsol han duplicado sus beneficios en el primer trimestre del año, lo que indica que “se están inflando los márgenes para aprovechar la situación de inflación en la que nos encontramos”.

Cómo gastar menos gasolina: consejos prácticos 

En esta situación de incertidumbre, en la que los precios de la gasolina son tan inestables, tenemos que pensar qué estrategia vamos a seguir para que el aumento no tenga una repercusión demasiado grande en nuestro bolsillo. Sigue estos consejos del Club RACE para que empieces con tu misión para ahorrar gasolina en esta época de viajes del verano:

  • Planifica bien tu viaje. Cuando vayas a organizar tu viaje piensa en todos los detalles: el peso que quieres llevar en el equipaje, las paradas que vayas a hacer y, por supuesto, la ruta que vas a seguir hasta el apartamento o el hotel de destino. Recuerda que alargar diez minutos un viaje de una hora puede aumentar el consumo de gasolina o gasoil hasta un 14 por ciento 
  • Comprueba la presión de los neumáticos. Los neumáticos deben ir hinchados a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas. Si te faltan incentivos para hacerlo, la RACE te recuerda que “conducir usando neumáticos con una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo aumente en un 2 por ciento en áreas urbanas y un 4 por ciento en las interurbanas”.
  • Tú eliges: ¿Ventanillas o aire acondicionado? Cuando conduzcas por carretera intenta llevar puesto el aire acondicionado, porque es más seguro y no aumenta el uso de gasolina por la presión aerodinámica que sí generan las ventanillas bajadas. Utiliza esta segunda opción cuando vayas por ciudad, porque la velocidad será más baja y el gasto será mucho menor. 
  • Conduce de forma eficiente. Cuando sigues una serie de técnicas para una conducción eficiente, consigues reducir tu consumo hasta en un 30%. Usa el freno de motor, soltando el acelerador cuando debas frenar para disminuir el consumo un 2%, ve con las marchas más largas siempre que puedas y aprovecha las bajadas para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones. Verás el cambio en tu nivel de confort y en tu gasto a final de mes.

Con todas estas recomendaciones, ya puedes planificar tu conducción al detalle para contrarrestar la subida en el precio de la gasolina. Si quieres llevar tu ahorro al máximo nivel, siempre puedes preparar un presupuesto familiar que tenga en cuenta este gasto recurrente, así como la inflación en los precios de la cesta de la compra. De esta forma, lo tendrás todo listo para construir un buen colchón de emergencias para estar desahogado durante los próximos meses. ¡Mucha suerte!

Resumen
¿Por qué está subiendo tanto el precio de la gasolina?
Nombre Artículo
¿Por qué está subiendo tanto el precio de la gasolina?
Descripción
El precio de la gasolina alcanza, este verano, los 2 euros por litro. Descubre cuáles son los factores de esta subida y los consejos que te ayudarán a ahorrar en tu consumo
Autor