En muchas ocasiones hemos visto las siglas MiFID, por las siglas en inglés, Markets in Financial Instruments Directive, junto con contratos financieros o documentos que firmamos como clientes. Pero, ¿sabemos lo que realmente es y qué significa para nosotros?

La Directiva 2004/39/CE entró en vigor en 2007 con la finalidad de mejorar la protección del inversor y fomentar la transparencia, equidad e integración de los mercados financieros.

Así, la normativa MiFID promueve una homogeneización de los mercados financieros europeos para asegurar que se convierten en un mercado único, abierto, seguro y correctamente supervisado.

¿Qué objetivos que persigue esta normativa?

  • Mejorar y garantizar la transparencia y eficiencia de los mercados financieros europeos.
  • Aumentar la competencia entre entidades que prestan servicios de inversión.
  • Reforzar la protección del inversor minorista y particular.

Todas las entidades que prestan servicios y actividades de inversión sobre instrumentos financieros están obligadas a cumplir con esta nueva normativa.

 

MiFID establece una clasificación de los clientes en base a diferentes niveles de protección: evaluando la conveniencia e idoneidad de determinados productos para el cliente; y proporcionando información al cliente antes y después de la contratación.

Siendo esta clasificación la siguiente:
. Minoristas, personas físicas y pequeñas y medianas empresas. Su nivel de protección será el máximo.
. Profesional, empresas de gran tamaño a las que las normativa MiFID otorga un nivel de protección medio.
. Contraparte elegible, que sería entidades de crédito, empresas de inversión, gobiernos nacionales y organizaciones supranacionales, y tienen un menor nivel de protección.

Con fecha 3 enero de 2018 entrará en vigor la Directiva MiFID II, cuyo objetivo será profundizar en la regulación para garantizar la transparencia en las operaciones realizadas por los agentes que intervienen en los mercados.

Si quieres tener más información, consulta nuestros documentos MiFID, te esperamos en nuestras oficinas o en nuestras redes sociales: Facebook o Twitter

 

Fuente: CNMV

También puede interesarte

Deja un comentario