Las Cédulas Hipotecarias, son valores de renta fija emitidos en exclusiva por entidades de crédito, ya que son las emisoras de préstamos hipotecarios que son el respaldo y garantía de las cédulas.

Su garantía, por tanto, son hipotecas de bienes inmueble cuya propiedad pertenece al emisor de la cédula, además de la garantía solidaria de la entidad financiera que interviene en la operación. A cambio, pagan un interés fijo.

Su emisión está limitada a entidades de crédito oficial, sociedades de crédito hipotecario y cajas de ahorro. Estas entidades son las que darán garantía preferente a sus titulares sobre la totalidad o una parte de los créditos hipotecarios que han sido constituidos a favor de la entidad emisora.
Las cédulas se suelen amortizar en un periodo entre 1 y 3 años, y se pueden incluir dentro de los títulos que se negocian en los mercados monetarios.

 

Las características que deben tener todas las cédulas hipotecarias son:

  • Se emiten en serie en Escritura Pública.
  • Están garantizadas por el capital y reserva del Banco con el conjunto de sus préstamos hipotecarios de amortización gradual.
  • Los préstamos que garanticen la emisión están asegurados con Primera Hipoteca y no excederán del 50 por ciento del valor del inmueble gravado.
  • Las cédulas vencidas o solicitadas para el pago dejan de ganar intereses desde la fecha en que se verifican los hechos anteriores.

Para cualquier duda que tengas, sabes que puedes preguntar en cualquiera de nuestras oficinas o en nuestras redes sociales: Facebook o Twitter.

También puede interesarte

Deja un comentario