¿Eres joven? Pues planifica tu jubilación: planes de pensiones - Blog Globalcaja
 

Educación Financiera¿Eres joven? Pues planifica tu jubilación: planes de pensiones

Descubre las ventajas de planificar tu jubilación con tiempo y de recibir un complemento a tu pensión pública a través de un producto de ahorro como son los planes de pensiones
5 diciembre, 202233217 min

Nunca es pronto, si de planificar nuestra jubilación estamos hablando. La rutina diaria nos impide hacer un alto en el camino y pararnos a planificar nuestro futuro, por ejemplo, recurriendo a los conocidos planes de pensiones.

Y eso es lo que queremos pedirte ahora. Que hagas un paréntesis y te tomes unos minutos para reflexionar acerca de cuál será tu salud financiera el día que llegue tu retiro laboral. Te aseguramos que nunca se es demasiado joven para hacer esta reflexión y tomar decisiones; es más, te decimos por qué.

Son recurrentes las noticias sobre el sistema de pensiones que nos hablan de incertidumbre. Cada vez vivimos más y nacemos menos.

Esa realidad la constata el INE en sus registros: en las últimas décadas la esperanza de vida ha mejorado en 10 años, si en 1975 en España el promedio de vida estaba en 73 años, ahora es de 83 años.

Por el contrario, la natalidad no termina de recuperarse: el número de nacimientos en España es de 7 por cada 1.000 habitantes, cuando hace veinte años eran 10 los nacidos por cada millar de personas que habitaban en nuestro país.

Si partimos de la base de que la Seguridad Social se basa en la solidaridad intergeneracional, es decir, con las cotizaciones de los trabajadores de hoy, se pagan las pensiones de los jubilados en estos momentos; se augura que los jóvenes de hoy tendrán que cotizar más años para cobrar una pensión y que ésta será de menos valor.

Esta realidad hace más que aconsejable la búsqueda de opciones que complementen nuestra pensión de jubilación pública. Pero, ¿existen estas alternativas? Si lees este artículo comprobarás cómo es posible llegar a esa edad de plata que es la jubilación con una salud financiera adecuada.

¿Qué es la pensión de jubilación?

Digamos que una pensión es una prestación que viene a cubrir la pérdida de ingresos que sufre la persona trabajadora cuando alcanza la merecida edad del descanso laboral.

En España, el fin de la vida laboral está fijado, en términos generales, en los 67 años (si bien esta edad de jubilación entrará en vigor en 2027), o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización.

¿Cuánto cobraré cuando me jubile?

Depende de la base reguladora, que se calcula sumando las bases de cotización de los últimos 25 años y dividiéndolas entre 350; y del número de años cotizados. Para tener derecho al cobro del 100% de la pensión debes haber cotizado al menos 36 años.

El promedio de la pensión de jubilación media en nuestro país se sitúa (a noviembre de 2022) en 1.258 euros.

¿Será suficiente mi pensión de jubilación para asegurar mi bienestar llegado mi retiro laboral? ¿podré cotizar lo suficiente para alcanzar ese deseado 100% de la pensión? ¿estará en juego mi salud financiera ante posibles nuevas reformas del sistema público de pensiones?

Una pareja conversa con un asesor sobre su jubilación.

 

Si quieres dar respuesta a estas preguntas sin esperar el devenir del tiempo, puedes optar por buscar complementos, como pueden ser los planes de pensiones o un fondo de inversión, que mediante aportaciones de ahorro que no tienen por qué ser muy grandes, pero sí realizadas a largo plazo, nos aseguraremos llegar a la jubilación con un segundo motor.

“Existe una amplísima gama de opciones de inversión”, explica José Luis Ortiz, responsable de Productos de Inversión y Previsión en Globalcaja, “si la tolerancia al riesgo de la persona es alta, puede decantarse por productos con los que pueda optar a una rentabilidad mayor, si bien también asumiendo un mayor riesgo, pero si la persona no desea arriesgar, también hay alternativas que nos facilitan el ahorro con garantías”.

En Globalcaja te facilitamos la toma de decisiones, a través de un Simulador de Jubilación que te ayudará a hacer una estimación de cuál será la pensión pública que cobrarás llegado el momento y cuánto deberías aportar a los distintos productos de previsión para complementar esta pensión, dándote además información sobre los productos que mejor se adapten a tu perfil inversor y el ahorro fiscal que generarán tus aportaciones.

¿Cuánto dinero necesito para constituir un plan de pensiones?

Esta fórmula de ahorro es flexible y se adaptar a tus posibilidades. Desde 30 euros es factible contratar un Plan de Pensiones y, en cuanto al máximo, existe un tope fiscal y financiero de 1.500 euros para las aportaciones individuales.

¿Cuándo podré rescatar el plan de pensiones?

El retiro laboral es el momento para el que está pensado su rescate. Si bien hay supuestos excepcionales que permiten su rescate, como entrar en una situación asimilable a la jubilación o un grave imprevisto, como paro de larga duración, gran invalidez, incapacidad permanente total o absoluta, enfermedad grave suya o de su cónyuge, o de ascendientes o descendientes de primer grado de ambos.

Además, a partir del año 2025, se podrá rescatar todas las aportaciones realizadas en los diez años anteriores.

¿Cómo cobraré mi plan de pensiones?

El dinero que vayamos a recibir de los planes de pensiones se asimila a los rendimientos del trabajo en el IRPF, por tanto, computan en la base imponible de nuestro impuesto y por tanto la manera de rescatar el plan influye en su tributación.

A la hora de recibir el dinero al que tenemos derecho, podemos obtenerlo de una sola vez o en plazos a lo largo del tiempo, son varias las fórmulas:

  • Pago único de capital, de forma inmediata al jubilarnos, o en diferido, en otra fecha establecida.
  • En forma de rentas, de tal manera que el titular recibirá de manera periódica un capital. En caso de rentas financieras, éstas se percibirán mientras duren los derechos consolidados. En caso de rentas vitalicias, se percibirán hasta el fallecimiento del beneficiario. Este tipo de rescate es interesante si se quiere seguir obteniendo una rentabilidad por el dinero depositado en el plan, que continuará ‘trabajando’, y si realmente no se necesita todo el capital disponible. Fiscalmente, esta opción tiene menor impacto.

Una mujer y un hombre, observan la pantalla de un ordenador portátil.

 

Tipos de planes de pensiones

Existen distintos tipos de planes de pensiones, os explicamos:

Quién los constituye

Si nos fijamos en quien los constituye encontramos planes individuales (contratados a título personal por personas que desean ahorrar e invertir en su futuro); de empleo (promovidos por las empresas para sus propios trabajadores) y asociados (promovidos por gremios, asociaciones o sindicatos para sus asociados).

¿Cómo se hacen las aportaciones?

Hay planes de aportación definida (se establece una cantidad determinada que quien constituye el plan va aportando periódicamente); o de prestación definida (cuando se recupere el dinero, el titular del plan recibirá el capital que aportó para ahorro y una prestación definida previamente) y planes mixtos, que combinan ambas fórmulas.

¿Cuál es la política inversora?

Encontramos planes de pensiones que invierten el capital en activos financieros de renta fija, bien a corto plazo (menos de dos años) o a largo plazo (más de dos años). Otros apuestan por la renta fija mixta (invierten en renta fija y una parte del capital, como mucho el 30%, en renta variable).

Los hay de renta variable (todo el capital lo invierten en renta variable, ofreciendo un potencial mayor de rentabilidad, pero también con mayor riesgo) y de renta variable mixta (combinando una inversión en renta variable de entre un 30 y un 75% y renta fija).

Por último, estarían los planes garantizados, que aseguran que el titular recuperará la totalidad del capital inicial invertido más un rendimiento, eso sí, deben mantenerlo hasta el vencimiento de la garantía.

Ahora que ya conoces qué es un plan de pensiones y sabes que existen distintas opciones, flexibles y adaptadas a tu perfil inversor, no dudes en dar el paso de constituir uno.

Es una buena fórmula para complementar la jubilación y evitar que esos ahorros que pudiéramos tener para este propósito pierdan poder adquisitivo por el efecto de la inflación.

Y, aunque ahora es menor, sigue existiendo una ventaja fiscal pues las aportaciones que hagamos a nuestro plan de pensiones servirán para reducir la base imponible del IRPF, por tanto, doble ventaja: ahorramos y pagamos menos impuestos.

Lo dicho, por muy joven que seas, nunca es pronto para comenzar a invertir, mayor ahorro conseguiremos, con menor esfuerzo, y mejor será nuestra salud financiera llegada nuestra edad de plata.