Ahorrar en la declaración de la Renta 2022, aún estás a tiempo - Blog Globalcaja
 

Educación FinancieraAhorrar en la declaración de la Renta 2022, aún estás a tiempo

Planificar te permite ahorrar. Antes de que acabe el año puedes tomar decisiones para exprimir al máximo las desgravaciones fiscales en la Renta de 2022.
16 diciembre, 202231614 min

Antes de meternos de lleno en la vorágine navideña, tómate tu tiempo y planifica cómo puedes ahorrar en tu declaración de la Renta (IRPF) de 2022.

Expertos como el Consejo General de Economistas y Asesores Fiscales han editado un guía con las claves para planificar la Declaración del IRPF 2022, que se puede descargar aquí. Si bien hasta abril de 2023 no se iniciará el plazo de presentación, es ahora, antes de 31 de diciembre de 2022, cuando aún puedes tomar decisiones que rebajen tu factura fiscal.

Planes de pensiones

Si bien es cierto que se ha rebajado la aportación máxima a los planes de pensiones individuales por la que nos podemos desgravar hasta situarla en 1.500 euros, también lo es que es una oportunidad que debemos aprovechar.

Hay que valorar  que en el caso de los planes de pensiones empresariales la aportación máxima con desgravación fiscal es mayor: 8.500 euros. En caso de que existan estas aportaciones empresariales y no hayan llegado a este límite, el propio trabajador puede aportar también al plan de empleo, hasta alcanzar ese límite de 8.500 euros, siempre y cuando no supere la cantidad que haya puesto la empresa.

El consejo es aprovechar antes del 31 de diciembre y hacer aportaciones hasta agotar el límite.

Planes de ahorro a largo plazo

Hay productos financieros que tienen una protección fiscal. Es interesante canalizar el ahorro a través de ellos para ahorrar en la declaración de la Renta. Por ejemplo, los Planes de Ahorro a Largo Plazo, materializados en seguros de vida o depósitos cuya rentabilidad no tributará si se cumplen ciertos requisitos.

Cómo ahorrar en la declaración de la renta

Deducción por compra de vivienda

La desgravación de vivienda permite a los contribuyentes que compraron su casa o que hicieron pagos para su construcción antes del 1 de enero de 2013, rebajar su factura fiscal año tras año.

En concreto, pueden deducirse hasta el 15% de los pagos por intereses y amortización del préstamo utilizado en dicha adquisición, con un límite de 9.040 euros, por cada titular de la hipoteca. Es decir, el ahorro fiscal puede ser de hasta 1.356 euros. Serían 18.080 euros en caso de que la hipoteca sea de dos personas y realicen cada uno su propia declaración.

Si te beneficias de esta desgravación, echa cuentas y si todavía no has alcanzado esa cantidad, quizás te convenga hacer una aportación extra a tu hipoteca.

¿Cambias de casa?

Tras el COVID son muchas las familias que se han planteado cambiar de hogar. Si vendes tu casa, las ganancias que obtengas tributarán en la próxima declaración de la Renta, entre un 19% y un 26% (que es el tipo que se fijó el pasado año para rentas y ganancias superiores a los 200.000 euros).

Si ese dinero lo reinviertes, todo o en parte, en otra vivienda que sea habitual, podrás neutralizar el pago. Eso sí, existe un plazo de dos años para hacer esta reinversión.

Solo en el caso de que tengas más de 65 años, también para personas con grandes dependencias, estarás exento de pagar impuestos por esta ganancia. Eso sí, debes transformar la ganancia en una renta vitalicia.

Esto sirve tanto para la venta de una vivienda, como a la venta de fondos de inversión o acciones. Existe un límite para esa excepción, siempre y cuando la ganancia no sea superior a los 240.000 euros.

Ahorrar en calefacción tiene doble premio

Si has hecho reformas en tu hogar para rebajar tu factura energética, no solo ahorras en electricidad o gas, sino que Hacienda te premiará. Eso sí, recuerda que el certificado de eficiencia energética que debes hacer al terminar la obra, para demostrar el ahorro, debe emitirse antes del 31 de diciembre.

Los propietarios de viviendas podrán beneficiarse de esta deducción. Las obras, eso sí, no se pueden pagar con dinero en efectivo. Hay tres deducciones:

  • Obras que reduzcan la demanda de refrigeración y calefacción hasta un 7% en la vivienda habitual. Se puede aplicar una deducción del 20% hasta un máximo de 5.000 euros.
  • Reformas que reduzcan un 30% el consumo de energía primaria no renovable o que mejoren la calificación de la vivienda hasta alcanzar las letras A o B en edificios de uso predominante residencial. La deducción es de hasta el 60% hasta 15.000 euros.
  • Obras que reduzcan un 30% el consumo de energía primaria no renovable o mejoren la calificación energética de la vivienda, hasta alcanzar las letras A o B. Se aplican una deducción del 40% hasta un máximo de 7.500 euros.

Unas clientas en una oficina de Globalcaja.

 

Aflorar ganancias y compensar pérdidas

Invertir en Bolsa puede acarrear ganancias, pero también pérdidas. Es buena idea sentarte antes de 31 de diciembre y echar cuentas. Si tus inversiones no te han ido bien y has perdido dinero, sácale partido en el IRPF.

Los productos de ahorro suelen permitir compensar pérdidas con ganancias, pagando solo impuestos por el beneficio real.

Puedes compensar ganancias y pérdidas patrimoniales entre sí, generadas en un fondo de inversión, acciones o derivados financieros, con las ganancias patrimoniales que pudieras haber obtenido a lo largo del año.

Esta ventaja se puede aplicar durante cuatro años, de tal forma que el dinero perdido al invertir tus ahorros en un año, se puede compensar con ganancias de los siguiente cuatro ejercicios, y así ahorrar en tu declaración de la Renta.

Si trabajas al otro lado de nuestras fronteras

Si en 2022 ha sido residente en España, pero ha trabajado en uno o varios países, no tendrá que declarar todo lo que percibido. Estos ingresos están exentos de tributación, con un límite máximo de 60.100 euros al año. Para beneficiarse de esta deducción, los países donde se trabaje deben aplicar un impuesto similar al IRPF, y que no se trate de un territorio calificado como ‘paraíso fiscal‘.

Ayudar a nuevas empresas tiene premio

¿Has pensado en convertirte en Bussines Angels? Aportar tu capital para que un tercero pueda acometer su proyecto empresarial, está incentivado fiscalmente, por tanto, podrás ahorrar en tu declaración de la Renta.

Puedes desgravarte un 30% del dinero que dediques a comprar participaciones en empresas de nueva creación, sobre una base máxima de 60.000 euros anuales.

No sirve cualquier empresa, deben cumplir ciertos requisitos:

  1. Los fondos propios de la compañía no pueden superar los 400.000 euros.
  2. No podrá estar cotizada en ningún mercado.
  3. Debe tratarse de una empresa con actividad económica.

Sindicatos, partidos y colegios profesionales

Las cuotas de afiliación o las aportaciones a los partidos políticos, traen consigo algún beneficio fiscal: una deducción del 20%, limitada a una base máxima de 600 euros.

Las cuotas sindicales y de colegios profesionales, pueden deducirse de los rendimientos del trabajo. Si has tenido un conflicto laboral, la defensa jurídica de los litigios también es un gasto deducible hasta los 300 euros anuales.