Menu

Entrevista a Manuel Francisco Reina

01 marzo 2017,   Por ,   0 Comentarios

Con motivo de la representación de ‘Los amores oscuros’ en el Teatro Circo de Albacete, hemos entrevistado a Manuel Francisco Reina, autor de la novela homónima y también responsable de la adaptación teatral de la misma.

¿Cómo llegó a ti este testimonio? ¿Conociste personalmente a Juan Ramírez de Lucas?

A finales de 2010 llegó a mí, gracias a un amigo médico, cuya familia fue amiga de los García Lorca y de los Ramírez de Lucas, la historia de este hombre excepcional. Habíamos coincidido alguna vez en las entregas de premios del diario en el que ambos, con diferencias de años, habíamos colaborado en las secciones de cultura, además de los actos del Ateneo de Madrid al que se sentía tan unido desde los días de su relación con Lorca. Un periodista de la casa me comentó que le había elogiado mi manera de enfocar unas cartas a la poeta Pilar Paz Pasamar de Juan Ramón Jiménez que publiqué, al que él había conocido. ¿Quién podría imaginarse la historia que había detrás de su mirada curiosa y su experiencia? He de decir que, como la confidente de él en esta novela, no quise creer al principio pero luego, recordé que había leído su nombre en Agustín Penón, y que Gibson también lo citaba, y tiré de ese hilo hasta ir confirmando la historia. Desafortunadamente no pude tratarlo más que en los encuentros circunstanciales de los premios Mariano de Cavia, aunque sí pude percatarme de su enorme cultura, de su educación y de su enorme bagaje.

¿Ha sido muy complicado llevar a cabo la adaptación teatral de la obra?

Sí y no. Sí porque poner en escena una historia tan compleja, tan tejida con tramas secundarias de escritores, políticos, y el marco histórico que se investiga y desarrolla en mi novela, de idéntico título, y de la que parte la obra era prácticamente imposible. Una vez asumido eso, yo comencé mis pasos literarios en la poesía y el teatro con lo cual me conozco los resortes de la dramaturgia, con la historia sí fue relativamente sencillo poner en pié esta historia, la misma, pero nueva, para la escena. Reduje la dramaturgia a la historia entre ellos, más un elemento simbólico como ligazón, en el que la voz, la música, era importante.

¿Ha sido un acierto que el montaje y el reparto tenga una presencia tan albaceteña?

Yo creo que sí, por el hecho de que Juan Ramírez de Lucas era albaceteño y por el interés de la productora Albacity Corporation cuando fui a Albacete a presentar el libro. Ya en aquella presentación conocí a Carlos G. Navarro y Antonio Campos, y me propusieron si quería pensar en la posible adaptación para el teatro. A los pocos meses, estamos hablando de 2012, ya estaba escrita la obra, para Antonio Campos y para Clara Montes. Luego, las voces en off que yo incluía en el texto, del propio Federico, de una asistente de Juan, de Margarita Xirgu o de la Argentinita, se convirtieron en personajes de carne y hueso por la interpretación de Juanma Cifuentes, también albaceteño, responsable de la dirección de la obra, con gran acierto, y se incluyeron a Ángeles Cuerda y Alejandro Valenciano.

Otro gran acierto es la parte musical, ¿cómo conecta ésta con el argumento de la obra?

Como he dicho la primera versión ya la escribí para Antonio Campos y para Clara Montes, con lo que mi voluntad del peso de la música estaba desde el principio. Lorca y su poesía, además de su relación con el mundo del flamenco y la copla es algo connatural a su obra. De hecho en la función se incluye casi todo el repertorio que el propio Lorca grabó con la argentinita en los años 30, él al piano y ella cantando, aunque era más conocida como bailarina y coreógrafa. También hay algunas joyas, como el tango “Pecado” de la época de Federico y Juan, y que se oía en clave homoerótica. Esto era hasta tal punto así, que el franquismo prohibió durante sesenta años que se pudiera grabar u oír esa canción en España.

¿Cómo se ha conseguido una puesta en escena tan innovadora?

Esta es una obra puramente teatral o, si lo queremos decir de una forma más clara, es puro teatro. El lenguaje está cuidado al milímetro, con mimo y voluntad de clásico. De tragedia clásica. Por otro lado, desde el primer borrador, lo visual, por lo importante que fue el cine en el mundo de la Generación del 27, y por la importancia en el teatro del hoy, estaba ya en las acotaciones de escena. Las veladuras, como en el momento de amor entre ellos, las proyecciones, estaban ya desde las primeras acotaciones de escena que yo escribí. Juanma Cifuentes, el director, Felype de Lima, nuestro escenógrafo, Víctor Tomé, director de sonido y David Ruano, nuestro director de fotografía-un equipo de lujo y primer línea-, supieron traducir a la perfección estas acotaciones, engrandeciéndolas con su conocimiento técnico. La propuesta final se aleja muy mucho de las abaratadas propuestas que la crisis ha impuesto en las producciones teatrales. El resultado es una pieza de alta joyería escénica que creo que disfrutarán con emoción y belleza los espectadores.

¿Cuántas personas en torno a él o a la familia de Lorca tenían constancia de esta relación que hasta ahora no se había desvelado públicamente?

Mucha más de la que cabía sospechar. La propia Laura García Lorca, cuando dice que “conocía la existencia de la carta”, y que ”podría tratarse de material de enorme interés para el archivo de la Fundación Lorca” confirma esta historia y su importancia. Muchos testimonios del círculo íntimo de Luis Rosales, de Vicente Aleixandre y del matrimonio Ucelay, confirmaron esta historia de la que quedan más que vestigios probatorios, con el peligro de que, por edad, o por temor, desaparezcan. Quizá a mí el testimonio más estremecedor me resultase el de Antonio Hernández, encargado de la edición de las Obras Completas de Luis Rosales, en Taurus, y hombre de su absoluta confianza. Cuando le pregunté a Antonio por esta historia, se sonrió, y me contó que en los últimos días de Rosales, él le dijo el nombre de Juan Ramírez, como destinatario de los Sonetos del Amor Oscuro. Le pidió el encargo de escribir por él un libro de poemas recordando a Federico. Se llamaría Nueva York después de muerto. Un viaje postrero con su amigo Lorca por su vida y su obra en la mítica ciudad de los rascacielos. Antonio Hernández le prometió cumplir este encargo a lo que Rosales le replicó: “lo prometido es deuda”. Hernández me leyó un poema de este libro guardado desde la muerte de Rosales, inédito como el resto del volumen, en el que se hablaba de Juan. Creo que sería importante que Antonio Hernández publicase este libro comprometido con Luis Rosales.
Ahora, después de la salida a la luz pública de la historia, estoy recibiendo aún más información sobre esta historia de cómplices compañeros de Juan Ramírez. Creo que esa es la fuerza de esta luminosa pasión, que ha sido capaz de abrirse camino por oscuridades impuestas.

La obra se estrenó en XXIV Festival de Teatro de Málaga con gran éxito y en Albacete se agotaron en seguida las entradas para el día 30 de marzo, teniéndose que ampliar las representaciones ¿se esperaba esta repercusión que está teniendo la obra?

El mundo de la cultura atraviesa un Rubicón complicado. Falta de sensibilidad de muchas administraciones públicas y privadas y, también del público, que a veces no está comprendiendo el esfuerzo, el trabajo y las voluntades que necesitan obras como esta. Estamos llegando al absurdo de que haya quien no se plantee el dinero que cuesta un abono de fútbol, un viaje para una final o las copas de un fin de semana y, por el contrario, sí les parece caro el precio de un libro, un disco o una entrada de cine o de teatro. Afortunadamente más personas e instituciones de lo que parece sí se involucran, lo hizo desde conocer el texto El Teatro Cervantes de Málaga, en la persona de su director, Juan Antonio Vigar, también la Diputación de Albacete y Cultural Albacete. La obra está creciendo no sólo por las buenas críticas, sino también por el boca-oreja hubo gente que en Málaga repitió al día siguiente después de verla en el estreno-, y espero y deseo que esto mueva los taifatos en los que a menudo se convierten algunos ámbitos de programación. Como te digo ya tenemos la prueba de las emociones que se despiertan, y que quien lo ve repite. Es la mejor publicidad.

Deja una Respuesta







SÍGUENOS EN FEEDLY
follow us in feedly
Twitter
agosto 2017
L M X J V S D
« jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archivos