¿Qué diferencia una firma digital de una electrónica?
 

Digitalizacion¿Qué diferencia una firma digital de una electrónica?

19 abril, 2023275912 min

¿Podemos utilizar la firma digital y la firma electrónica de forma indistinta? ¿Son lo mismo? La respuesta a ambas cuestiones es no. Aunque existen una gran confusión y en muchas ocasiones se emplean estos conceptos como sinónimos, no lo son. De hecho, técnica y legalmente sus funcionalidades difieren. A continuación, te resumimos las principales diferencias entre ellas y todo lo que deberías saber antes de firmar digitalmente un documento.

Es evidente que, hoy en día, los entornos virtuales nos permiten agilizar trámites y operaciones. Una cuestión que resulta muy atractiva, tanto para empresas como para particulares. La firma electrónica o digital es una solución que permite actuar de forma segura en un entorno online, y resulta imprescindible para poder realizar gran variedad de operaciones por Internet. Antes de optar por alguna de estas modalidades de firma, debes saber que ambas están definidas en el marco legal de cada país.

Firma electrónica, ¿qué es y para qué sirve?

Podemos describirla como el conjunto de datos que acreditan la identidad del firmante en un documento virtual. El sistema del que se compone permite recoger la información de manera electrónica. Para entenderlo mejor, podemos equiparar esta firma a la rúbrica manuscrita, pero realizada dentro del ámbito digital. En definitiva, se trata de un conjunto de datos electrónicos asociados a un documento para verificar quién es el firmante.

Los límites jurídicos para la identificación de datos y firma de forma electrónica en Europa están recogidos en el Reglamento eIDAS. Dentro de esta normativa, se define la firma electrónica como “datos en formato electrónico anexos a otros datos electrónicos o asociados de manera lógica con ellos que utiliza el firmante para firmar”.

Principales tipos de firma electrónica en la UE

El Sistema europeo de reconocimiento de Identidades electrónicas (eIDAS) se creó con el objetivo de simplificar los trámites con las administraciones públicas. Evitando desplazamientos y acortando, notablemente, los plazos de tramitación. Además, este reglamente también define los diferentes tipos de firma electrónica de la siguiente forma:

  • Firma electrónica simple: contempla los datos electrónicos empleados por la persona firmante. Es la que posee un menor nivel de seguridad. Aunque sirve como elemento probatorio ante un tribunal, puede requerir elementos adicionales como prueba. Es decir, si existe alguna duda sobre la identidad del firmante, puede ser necesario aportar el informe de un perito especializado para certificar su autenticidad.
  • Firma electrónica avanzada: facilita, además de conocer a la persona firmante, saber si se han efectuado cambios posteriormente. Asimismo, ofrecer un elevado nivel de seguridad, ya que debe cumplir con los siguientes requisitos:
    • Verificar la integridad del documento firmado.
    • Permitir la identificación de la persona firmante de forma inequívoca.
    • Validar la autenticidad del documento en el tiempo.
    • Haber sido creada con datos que solo la persona firmante puede usar con un alto nivel de confianza y bajo su control exclusivo.
    • Ser capaz de detectar cualquier modificación posterior del documento.
  • Firma electrónica cualificada: se trata de una firma electrónica avanzada, que ha sido generada por un dispositivo capacitado para la creación de firmas electrónicas. Hablamos de la modalidad que mayor nivel de seguridad ofrece, ya que se basa en un certificado cualificado de firma electrónica. De hecho, tiene el mismo valor jurídico que una firma manuscrita.

Si te preguntas cómo se puede realizar una firma electrónica, te adelantamos que cualquier firma de este tipo se puede realizar con un lápiz electrónico, trazando con la yema de los dedos la rúbrica sobre un dispositivo electrónico, un código OTP (One Time Password) enviado por mail o SMS, una huella biométrica o una biometría facial, por ejemplo.

infografía diferencias firma digital y firma electrónica

Firma digital, ¿qué es y para qué sirve?

Se trata de un valor alfanumérico adherido a un mensaje de datos, que se genera a través de un cifrado criptográfico. Es decir, se compone de algoritmos matemáticos. En cualquier caso, esta modalidad de firma permite autentificar el documento aceptado por el firmante. Sin embargo, el documento en cuestión no podrá ser modificado después de la firma.

El sistema tecnológico utilizado para crear esta firma se sustenta sobre los sistemas de criptografía de infraestructura de clave pública o PKI (Public Key Infraestructure). La misma que se emplea para realizar transferencias electrónicas de forma segura. Entre los principales elementos de este sistema, podemos destacar los siguientes:

  1. Autoridad de Certificación (CA): es la entidad responsable de emitir, gestionar y revocar los certificados digitales.
  2. Registro de usuarios o dispositivos (RA): es el componente que se encarga de la identificación y verificación de los usuarios o dispositivos que solicitan un certificado.
  3. Autoridad de Validación (VA): es el ente que garantiza que el certificado es válido y que el usuario o dispositivo que lo presenta es quien dice ser.
  4. Repositorio de certificados: permite a los usuarios y sistemas verificar la autenticidad de los certificados.
  5. Políticas de seguridad: son las normas y procedimientos que rigen la emisión, gestión, revocación y renovación de los certificados digitales.
  6. Herramientas de software: programas informáticos que se utilizan para la emisión, gestión y validación de los certificados digitales.

Entonces, ¿en qué se diferencian?

Aunque tienen en común que son medios que permiten rubricar documentos virtuales a través de la tecnología, reemplazando a la firma manuscrita, como bien hemos visto no son lo mismo. Presentan importantes diferencias a nivel tecnológico y legal. Para empezar, no usan la misma tecnología para crear la firma, ni ofrecen el mismo nivel de seguridad.

La firma electrónica tiene naturaleza legal y plena validez jurídica, mientras que la firma digital también es legal, pero no tiene validez jurídica. Es decir, no se puede utilizar para firmar documentos jurídicos como poderes notariales o testamentos.

 

Resumen
¿Qué diferencia una firma digital de una electrónica?
Nombre Artículo
¿Qué diferencia una firma digital de una electrónica?
Descripción
A continuación, te resumimos las principales diferencias entre ellas y todo lo que deberías saber antes de firmar digitalmente un documento.
Autor

Artículos Relacionados