fbpx
 

Nuestra TierraBaloncesto femenino: la igualdad se juega en las canchas

El baloncesto femenino en Castilla-La Mancha atraviesa ahora un buen momento, con siete equipos en Primera División y otros 12 disputándose el ascenso en la Liga Igualdad Globalcaja
18 abril, 2023212321 min

La igualdad de género es un partido que se disputa en distintos terrenos de juego, también en las canchas de baloncesto femenino.

¿Por qué la tasa de abandono de la práctica deportiva es mucho más alta en niñas que en niños?, ¿por qué en la categoría masculina de muchos deportes las competiciones cuentan con más recursos económicos y proyección que la femenina?

Esa realidad está ahí, y también aqueja al baloncesto.

El baloncesto femenino celebra un alentador resurgir en Castilla-La Mancha, pero aún le resta camino para alcanzar la visibilidad del masculino.

Tras unos años difíciles, donde la presencia de la mujer en más de un club de baloncesto llegó a desaparecer, de nuevo el baloncesto femenino ha cogido brío, gracias al empeño de personas que sienten verdadera atracción por la canasta, el respaldo de las instituciones y al impulso de patrocinadores como Globalcaja. 

Uno de nuestros patrocinios es la Liga Igualdad Globalcaja, que ha concitado esta temporada a 12 equipos que son los que se disputan el ascenso a primera nacional de Castilla-La Mancha y Extremadura.

En la primera categoría ya compiten otros siete equipos femeninos castellano-manchegos y otros tres de la comunidad autónoma vecina.

Equipos de Albacete, Toledo y Ciudad Real compiten en esta segunda división que está más reñida que nunca, y cuyo patrocinio queremos hacer visible a través de un concurso de fotografía en redes sociales, con estas bases legales, en el que pueden participar todos los clubes de la Liga Igualdad Globalcaja.

Los equipos que participan son: CEI Toledo; Baloncesto Talavera de la Reina, Basket Yunquera, Baloncesto Polígono, Bazú Baloncesto Azudense, CB Don Fadrique, CB Criptana, Basket Cervantes, Prado Marianistas, Basket Dentatis Puertollano, EBA Albacete y CB Socuéllamos.

Equipo de baloncesto femenino

En la Federación de Baloncesto de Castilla-La Mancha se sienten orgullosos del crecimiento que ha tenido esta Liga Igualdad Globalcaja.

«Hace unos años esta competición ni existía, empezó con cinco equipos y ya son 12 los que participan», subraya Jesús Flores, director de Comunicación de la Federación.

¿La clave de este aumento? «Hemos huido del postureo y dado la misma visibilidad y consideración que al baloncesto masculino», dicen rotundos desde la Federación.

Mucho ha sido el camino recorrido, pero mucho el que queda por recorrer, para que lo importante sean los tres puntos, y no quien lance el triple a la canasta.

… Y el baloncesto femenino tuvo que esperar

España jugó su primer partido internacional de baloncesto femenino el 16 de junio de 1963. Es decir, hace 60 años.

Aunque el baloncesto, llegó a España al mismo tiempo para hombres y mujeres, para su debut las féminas tuvieron que esperar.

La selección española de baloncesto femenino jugó su primer partido, un amistoso frente a Suiza, 28 años después de que lo hiciese la masculina.

“El inicio es alentador, lo más difícil está ya hecho. Ahora sólo cabe esperar que lo realizado sea precisamente el primer paso a un camino que debe fructificar en un futuro esperanzador para el baloncesto femenino español”.

Estas esclarecedoras líneas forman parte del editorial del número 43 de la revista Rebote, donde se daba cuenta de tal acontecimiento.

El baloncesto femenino, a la cabeza en licencias

En el camino recorrido en estas seis décadas, el baloncesto femenino ha dado importantes pasos.

A tenor de las cifras de deportistas federados, este deporte de balón con las manos, es el preferido por las mujeres.

La estadística de 2021 del Consejo Superior de Deportes lo ratifica: con cerca de 100.000 licencias es el deporte líder entre las mujeres, por encima incluso del fútbol que tiene algo más de 67.000 federadas.

Las cifras reflejan una realidad, la inclinación de la mujer por las canchas.

Pero pese a llenar pabellones, -ahí están las más de 10.000 personas que presenciaron la última Copa de la Reina en Zaragoza-, el baloncesto femenino se enfrenta aún a obstáculos, como son la dificultad para la profesionalización.

La difícil carrera profesional: Paula Saravia

Paula Saravia

“El baloncesto femenino no nos da para vivir de él, ha mejorado mucho, pero tienes que buscarte otras alternativas, porque sabes que no podrás vivir siempre de esto”.

Con esta claridad habla Paula Saravia, deportista castellano-manchega, bronce en el último Mundial Sub 18, gran promesa del baloncesto femenino de España.

Compatibiliza su juego en el club Estudiantes, con sus estudios de Grado de Educación Física.

Tiene el foco puesto en formarse y crecer como jugadora, para alcanzar su sueño deportivo. “Me gustaría jugar fuera de España y competir en la Euroliga, la máxima competición a nivel europeo”.

El apoyo familiar

Su testimonio es buen ejemplo de lo difícil que es hacer carrera profesional.

Empezó a jugar al fútbol y animada por su padre, probó el baloncesto. “Mi padre y mi madre han jugado al baloncesto, también mi tio, tener referentes es muy importante”, admite Paula.

Sus primeras canastas las encestó en su pueblo, Alcázar de San Juan, y con 12 años la fichó el Estudiantes.

Hasta que cumplió los 16, vivía en Alcázar de San Juan y se desplazaba a Madrid para entrenar y jugar.

Estuvo cuatro años recorriendo varias veces en semana los 153 kilómetros que hay entre su pueblo y el polideportivo Maragiños, donde tiene su base el Estudiantes.

Esos 1.000 kilómetros semanales, con su padre al volante, evidencian el esfuerzo que ha tenido que hacer Paula y el apoyo incondicional de su familia.

La deportista alcazareña no olvida que los primeros pasos los dio con el Grupo 76 Alkasar, “allí viví mis primeras experiencias con el baloncesto y allí tengo a mis amigas de toda la vida”, destaca Paula.

“El baloncesto femenino está cada vez mejor, tiene más visibilidad, gracias a clubes grandes que lo apoyan, como el Valencia Basket, el Zaragoza o el Estudiantes, y que sirven de referencia para que otros clubes que ni se planteaban tener un equipo femenino, vean que es igual de válido que el masculino”, reflexiona Paula.

El reto de Miryam Muñoz: que las jugadoras de baloncesto se queden

Del valor de los referentes en el baloncesto femenino nos habla Myriam Muñoz, jugadora del Basket Dentatis Puertollano y miembro de la Federación de Baloncesto de Castilla-La Mancha, completamente ligada al baloncesto femenino.

“Nuestro objetivo debe ser que las jugadoras no se tengan que marchar fuera de Castilla-La Mancha para jugar”, dice Myriam, y para ello contar con clubes con equipo femenino y competiciones como la Liga Igualdad Globalcaja es fundamental.

Myriam Muñoz.

Myriam descubrió el baloncesto de niña, con 10 años, en el colegio, en Puertollano, “entonces había un auge, equipos senior a los que idolatrabas, eran nuestro referente, un techo al que llegar”.

Pero llegó un momento en el que destacó y para jugar en 1ª División Nacional tuvo que marcharse, su destino fue Segovia.

“Afortunadamente, esa categoría hoy existe en Castilla-La Mancha”, dice Myriam, que debutó con el Unami Caja Segovia en el mundo profesional, si bien nunca dejó de lado sus estudios, quería ser profesora de Educación Física.

“Muy pocas jugadoras se pueden permitir el lujo de vivir profesionalmente del baloncesto, incluso en la máxima categoría del baloncesto español hay jugadoras que tienen que trabajar, además de competir”, admite.

Su carrera la llevó al Club Baloncesto Femenino Ourense, donde convivió con jugadoras de otros países, desde americanas a letonas. Toda una experiencia vital. Una etapa en la que disfrutó del baloncesto de alto nivel, hasta que una lesión truncó su carrera profesional.

Pero Myriam no ha dejado el baloncesto.

“Juego al baloncesto, trabajo como educadora y además soy madre, pero no soy la única en mi equipo, entre las compañeras hay enfermeras, policías… imagínate lo difícil que es compaginar el trabajo para poder juntarnos a entrenar”, describe Myriam.

Myriam milita ahora en el Basket Puertollano, uno de los equipos que compiten en la Liga Igualdad Globalcaja, pero además desde la Federación de Baloncesto arrima el hombro para que su práctica siga creciendo.

Clave para el baloncesto femenino y masculino

“La cantera es muy importante, el deporte en edad escolar, y el Circuito Benjamín Globalcaja la está fomentando en baloncesto femenino y masculino”, subraya Myriam.

El talón de Aquiles del baloncesto femenino está en la adolescencia, “muchas chicas, en cadetes abandonan el deporte, habrá que seguir trabajando”. Lo importante, recalca, es que haya equipos femeninos y masculinos, en todas las categorías.

Que los junior, puedan seguir jugando y pasar de categoría. «Porque si te enganchas querrás competir y para eso debe haber equipos en las categorías superiores».

La voz de la veterana, Cristina Álvaro

Cristina Álvaro, jugadora del CB Cuenca

Del baloncesto femenino como ese ‘veneno’ que corre por sus venas puede hablar la veterana jugadora conquense, además de entrenadora, Cristina Álvaro.

Jugadora del CB Cuenca Femenino, equipo patrocinado por la Fundación Globalcaja Cuenca, compite esta temporada en Primera Nacional.

El CB Cuenca es el club deportivo más longevo de la ciudad, con 45 años de historia a sus espaldas, ha conseguido sortear momentos difíciles y hoy tiene a sus dos equipos, el masculino y el femenino, compitiendo en Primera Nacional.

“El baloncesto es nuestra afición y un compromiso constante, pero no nos da de comer, es más, tenemos que poner dinero para que el club salga adelante año tras año”.

Habla con claridad Cristina, educadora y trabajadora social de profesión, a quien una lesión de rodilla la tuvo cuatro años retirada de las canchas.

«Pensé que nunca volvería a jugar, pero vino la pandemia, mucho tiempo para estar en casa, pensar, recuperarme y aquí estoy, jugando de nuevo en Primera Nacional”, comenta.

Casi había olvidado que siendo junior jugó en esta categoría, cuando la entonces entrenadora del CB Cuenca, Cristina Cubillo, la convocó en la temporada 2007-2008, cuando el equipo ascendió.

La jugadora conquense coincide en el resurgir que está viviendo el baloncesto , a todos los niveles.

“El verano pasado fue brutal para el baloncesto, en todas las categorías, masculino y femenino, desde la infantil a la absoluta, se lograron medallas y se tocó el palmarés en las grandes competiciones, y eso hace que las federaciones y los clubes, apuesten por este deporte”, recalca Cristina.

«Nuestros internacionales siempre están ahí, en las finales del Eurobasket, en los Mundiales, en los Juegos Olímpicos… eso llama la atención de niños y niñas, que los ven como estrellas y quieran jugar como ellos».

Cristina coincide en subrayar el buen momento también del baloncesto femenino, está dejando de ser el “hermano pequeño del masculino».

«Han cambiado mucho las cosas, por ejemplo la Liga Femenina ahora también se retransmite en televisión, se van dando pasos, pero aún queda mucho por hacer, sobre todo, a nivel de apoyos económicos”, sentencia Cristina.

Mientras tanto, ella y todas las demás jugadoras, apasionadas de este deporte, seguirá jugando y sumando puntos.