¿Es el momento de invertir? - Blog Globalcaja
 

Servicios de Globalcaja¿Es el momento de invertir?

La moderación del dato de inflación americano publicado a primeros de noviembre dejó una de las mejores jornadas en la bolsas mundiales. La idea de que los altos precios hayan visto sus máximos ha devuelto confianza a los mercados, pero, ¿es momento de invertir?
25 noviembre, 202232310 min

La moderación de la inflación en Estados Unidos, con el alentador dato de primeros de noviembre, alentó las bolsas mundiales con subidas que superaron los siete puntos en el caso del Nasdaq americano. La especulación en torno a la noticia de que los altos precios hayan podido ver ya sus máximos parece haber devuelto algo de confianza sobre el mercado, pero, ¿ha llegado ya el momento perfecto para invertir?

Si te ha rondado la cabeza en alguna ocasión si existe de verdad el momento perfecto para invertir, con este artículo trataremos de ayudarte a encontrar una respuesta. Es una pregunta complicada de responder, pero muchas veces resulta que en la simpleza encontramos la mejor solución, y aquí es donde reside la reflexión que te animamos a realizar con la lectura de estas líneas.

A qué nos exponemos si tratamos de conseguir el momento de mercado perfecto

Pues, lamentamos decirte que si te encuentras analizando cuál va a ser ese dato, esa noticia, ese hecho, que finalmente dé el empujón definitivo a las bolsas globales, esa espera podría resultarte cara.

Un estudio firmado por Hartford Funds, que compila datos entre 1992 y 2021, ha desvelado que con tan solo perderte los 10 mejores días del año, puede hacerte perder una rentabilidad de un 54%. Es decir, que si en tu intento de hacer una entrada perfecta, dejas atrás las diez mejores sesiones, este periodo de reflexión y análisis te habría podido costar la mitad de la rentabilidad, con respecto a ese inversor que decidió manteners en el mercado.

Para comprender lo fácil que es perderte esos 10 días, vamos a utilizar como ejemplo la subida que experimentaron las bolsas el pasado 10 de noviembre. Esta euforia alcista tras el positivo dato de la inflación en Estados Unidos, sitúa la jornada entre las 10 mejores del año. El caso es que un dato que se publica mensualmente, resulta que este mes rompe contra todo tipo de pronóstico y hace disparar las bolsas del mundo.

Lo complejo es definir la detección de este tipo de jornadas, porque suelen tener un denominador común: que aparecen sin que nadie se lo espere.

De ahí lo difícil que es encontrar ese timming perfecto. Si además en esa búsqueda, llegases a dejarte fuera de tus inversiones los 20 mejores días, hablamos de que tu rentabilidad sería un 73% inferior a la de alguien que hubiese optado por no mirar, ni tan siquiera, el comportamiento de sus fondos. Y yendo más allá, si resulta que dejas fuera las mejores 30 jornadas en esa búsqueda implacable del momento ideal por invertir, resultaría que tu rentabilidad quedaría un 83% por debajo.

Pese a esta lógica, ¿cómo actúa el ser humano inversor?

Pese a esta lógica, la de mantenerse dentro del mercado en todo momento, en la práctica resulta que no sucede así. El ejemplo más claro lo podemos observar en las conducta que ha tenido el ser humano inversor a lo largo de la historia.

En este gráfico se puede observar dos variables; las líneas sombreadas de azul representan las entradas/salidas de capital en el S&P 500 (eje izquierdo) y la línea sombreada de negro representa la evolución del S&P 500. Una de las conclusiones que podemos extraer al analizar el último cuarto de siglo es que estamos programados para vender cuando las bolsas alcanzan sus mínimos y comprar cuando se acercan a sus máximos. Es como si nuestro subconsciente nos llevase a adoptar decisiones equivocadas.

Volviendo a los ejemplos expuestos, si decides tratar de buscar el momento perfecto de invertir, y una vez te has aventurado terminas saliendo por ver tu cartera en mínimos, puedes verte en la situación de volver a mercado cuando los mejores días ya han pasado. Así, puedes terminar entrando en un bucle de entradas y salidas, del cual resulte complicado obtener la rentabilidad del mercado al que se persigue.

No obstante, es importante destacar que no todas las bolsas a nivel global funcionan de la misma manera que el S&P 500, y que este estudio pudiera no dar los mismos resultados en los demás mercados de renta variable. Además, hay una máxima que no debes olvidar: rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras. Por ello, es importante que pienses cuál es tu perfil inversor y acudas a tu gestor de confianza, en nuestra red de más de 300 oficinas de Globalcaja, que te ayudará a resolver cualquier duda.

¿Aún buscas el timming perfecto?

Llegado este momento, confiamos en que hayas podido reflexionar acerca de la pregunta con la que empezábamos este artículo. El momento perfecto para invertir en bolsa es difícil descubrirlo, pero de las diferentes lecturas que podemos extraer de más de 25 años de historia, nos permiten poner el foco en esa misma pregunta, pero desde otra perspectiva. Es importante resaltar que la idea aquí expuesta no trata de eximir del riesgo a la inversión en renta variable, ni mucho menos, pero sí exponer los datos que históricamente ha ido revelando.

Desde Globalcaja nos adaptamos a tu perfil inversor y te ofrecermos las mejores opciones posibles, según tu situación personal y tus necesidades. Por ello, te animamos a que te pongas en contacto con tu gestor y oficina más cercana, seguro que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Artículos Relacionados