fbpx
 

Digitales¿Hacia dónde se dirige la Inteligencia Artificial en el futuro?

Descubre los cuatro tipos de Inteligencia Artificial que desarrollan las empresas en el presente y hacia dónde se dirigen en el futuro
23 septiembre, 20209446 min

La Inteligencia Artificial es uno de los valores digitales más importantes para las empresas de cara al futuro. La inversión en este tipo de tecnología cambiará los procesos productivos y dará un gran impulso a la creación de nuevos algoritmos capaces de reconocer problemas comunes de la sociedad y darles una solución de forma inmediata.

Nos encontramos en un momento coyuntural en el que la Inteligencia Artificial es capaz de predecir comportamientos humanos y aprender de ellos, pero aún no puede construir una autoconciencia que se mejore a sí misma continuamente. Vamos a repasar los cuatro tipos de Inteligencia Artificial y sus perspectivas de futuro, teniendo en cuenta la utilidad que podrían tener para el desarrollo de nuevas industrias.

 

Los tipos de Inteligencia Artificial y el futuro de la tecnología

El crecimiento de la IA sucede a pasos agigantados, y en la actualidad se combinan tipos muy básicos con otros que aspiran a obtener una conciencia propia. De ahí surge la perspectiva del presente: una mezcla entre el desarrollo de robots que proceden de modelos antiguos y los algoritmos de motores como Google, capaces de entender nuestro cerebro. Estos son los cuatro tipos de Inteligencia Artificial:

 

  1. Máquinas reactivas. Deep Blue, el ordenador capaz de vencer al maestro internacional Garry Kasparov en la década de los 90, es un gran ejemplo de máquina reactiva. Consiste en una Inteligencia Artificial capaz de memorizar todos los patrones y movimientos en una serie de reglas, pero que no tiene concepción alguna del pasado o el futuro.
  2. Memoria limitada. Este es el caso de los vehículos autónomos, capaces de prever el comportamiento de otros coches y esquivar obstáculos que pueden poner en peligro al conductor. Como podemos comprobar, la memoria es inmediata y puede aprender del entorno, pero es imposible almacenar la información durante un período de tiempo largo de varios años.
  3. Teoría de la mente. La teoría de la mente es una doctrina psicológica que define cómo las criaturas entienden la manera de actuar y pensar de otros seres de su entorno. En internet, podría aplicarse a los motores de búsqueda o a los drones que se emplean para monitorizar la agricultura. Se trata del primer paso antes de conseguir que los robots tengan una conciencia completa que tenga en cuenta el pasado o el futuro.
  4. Autoconciencia. En la última etapa de la Inteligencia Artificial, dentro de varias décadas, los científicos serán capaces de dotar a las máquinas de una conciencia capaz de interpretar el concepto del tiempo y el espacio. Esta será la época de los androides y los software mecanizados, cuyo cerebro emulará los actos y los pensamientos de las personas.

 

La línea que sigue la Inteligencia Artificial desde el siglo XX delata un progreso continuo, pero más lento del que se puede esperar. En la actualidad, con la tecnología de la teoría de la mente aún en desarrollo, las empresas se centran en la comprensión de las emociones humanas para conseguir ventas a nuevos públicos.

Pero en el futuro inmediato no será difícil ver ciudades sostenibles adaptadas al progreso de sus ciudadanos, junto con servicios y políticas públicas que ayuden a mejorar la vida de las personas. Las urbes y los pueblos serán escenarios propicios para experimentar con los límites de la Inteligencia Artificial, que revolucionará nuestra forma de entender la vida desde sus propios cimientos.

Resumen
¿Hacia dónde se dirige la Inteligencia Artificial en el futuro?
Nombre Artículo
¿Hacia dónde se dirige la Inteligencia Artificial en el futuro?
Descripción
Descubre los cuatro tipos de Inteligencia Artificial que desarrollan las empresas en el presente y hacia dónde se dirigen en el futuro
Autor