fbpx
 

AhorradoresEconomíaCómo mantener controlado tu gasto energético en invierno

12 enero, 20173215 min

El gasto de calefacción en invierno es de los desembolsos más importantes que sufrimos los españoles en nuestras facturas del hogar. La bajada de las temperaturas, lluvias y nieve hace inevitable el uso de calefacción, considerada hace muchos años como un confort no al alcance de todos los bolsillos e incluso de lujo, hoy en día es un bien necesario que todos tenemos en nuestros hogares y del que todos disfrutamos pero que también nos puede mellar el bolsillo si no controlamos su uso.

Daremos un repaso a pequeños consejos que te ayudarán a controlar esta factura en estos fríos meses:
 

Aislamiento de la vivienda

Aunque no siempre está en nuestra mano la elección, la orientación y la localización de la vivienda son un factor importante y unos materiales de calidad te asegurarán un buen aislamiento de tu hogar y te garantizarán una correcta climatización durante todo el año.
Las claves del aislamiento son paredes y suelos, así como ventanas, por lo que una pequeña inversión en reformas pueden hacerte ahorrar en el largo plazo.
Tener vivienda colindantes, en el caso de un piso, arriba o abajo, o casas adosadas a ambos lados, dará una protección extra al aislamiento de tu hogar.
 

Buen uso de la temperatura

Llega el momento de encender la calefacción, y ¡seamos cuidadosos! no queremos pasar frío, pero tampoco ir en manga corta, lo ideal es mantener una temperatura media y agradable, en la que nos sintamos cómodos y no pasemos ni frío ni calor. El IDAE (Instituto para la diversificación y Ahorro de la Energía del Ministerio de Energía y turismo) nos recomienda una temperatura diurna entre 19 y 21 grados y una temperatura entre 15 y 17 grados para mantener por la noche. Un termostato programable a tus horarios también será un gran aliado en tu propósito de ahorro energético.
 

Hábitos saludables

Seguir diariamente una serie de pequeñas costumbres, mejorarán tu eficiencia energética y tu factura:

Ventilar la casa durante cinco minutos para renovar el aire.
-Aprovechar la luz solar y los rayos de sol que recibamos, incluso en invierno. Utilizar las persianas y cortinas para aislar cuando caiga la noche.
-Realizar un mantenimiento periódico de la calefacción puede ser una pequeña inversión anual que nos evitará un gasto mayor cuando surja alguna avería.

 

Recuerda que todo lo que inviertas hoy en mejorar tu hogar, lo ahorrarás mañana. No debemos prescindir de un hogar confortable por no gastar dinero, pero con estos simples consejos que te damos evitaremos que nuestras facturas energéticas se eleven hasta las nubes.

Deja una Respuesta

41/5000 Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Política de Protección de Datos