La suerte es el único factor empresarial que no se puede planificar. Teniendo presente este hándicap a la hora de emprender un negocio, es necesario llevar a cabo una organización y disposición de tareas de forma milimétrica para que así nos podamos acercar a ella.
No lanzarse a la piscina

Aunque existen casos de empresas en los que el éxito haya venido de la mano del azar, la experiencia recomienda madurar la idea de negocio hasta su punto óptimo. Un estudio de mercado facilita el conocimiento suficiente del entorno en el que se quiere operar con los recursos propios de los que se dispongan. Desde un análisis de costes del producto/servicio en cuestión, hasta una investigación del contexto legal, económico o sociocultural.

estudio-mercado-

Al tiempo, es imprescindible situarnos en el mapa frente a la competencia mediante un análisis D.A.F.O. Conocer las debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades propias es el mejor camino para establecer un crecimiento equilibrado y sostenido en el tiempo.

Ser realista con los objetivos

Tan importante es saber cuál es el punto de partida de tu empresa o dónde se encuentra, como tener clara la meta a la que se quiere llegar. Los objetivos que se dibujen deben estar sustentados en un horizonte real. Triplicar los ingresos cada año sería fantástico siempre que sepas que se podrán alcanzar. Para tener los pies en la tierra y que los objetivos sean realistas se deben concretar, cuantificar y delimitar. Todo por escrito, para que con el paso del tiempo, se pueda analizar con una referencia los logros o fracasos.

objetivos-

Asimismo, tener claro los valores, misión y visión que regirán todos y cada uno de los pasos de la organización en sus relaciones internas y externas es clave para que el negocio avance en una sola dirección además.

La gasolina de la financiación

De la planificación y control financiero a corto y a largo plazo dependerá que se cumplan los objetivos establecidos. Esta debe asegurar un equilibrio entre recursos propios y financiación externa, así como prever posibles imprevistos para que el negocio sea rentable.

Una empresa independientemente del sector al que pertenezca requiere de conocimiento profundo en muchas disciplinas. Las PYMES por su tamaño no pueden abarcar en su plantilla con perfiles tan diversos. Para ellas la asesoría en el ámbito jurídico, económico y financiero es fundamental.

También puede interesarte

Deja un comentario

Política de Protección de Datos

Información básica sobre Protección de Datos. De conformidad con el Reglamento UE 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos les informamos que el responsable del tratamiento de sus datos es Caja Rural de Albacete, Ciudad Real y Cuenca S.C.C. con la finalidad de recepcionar, gestionar y poder publicar sus comentarios en base a su consentimiento y al interés legítimo. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Les recodamos que pueden ejercer sus derechos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos mediante comunicación a CAJA RURAL DE ALBACETE, CIUDAD REAL Y CUENCA S.C.C., C/Tesifonte Gallego, 18 – 02002 Albacete o al correo electrónico protecciondedatos@globalcaja.es , con la referencia Protección de Datos y adjuntando copia de su Documento Nacional de Identidad. Puede obtener más información en la política de protección de datos de este formulario y en la web blog.globalcaja.es