Menu

Rubén López, director comercial y relaciones externas de Panadería Jesús

09 marzo 2017,   Por ,   0 Comentarios

Ubicada en Pozo Cañada, en la provincia de Albacete, la Panadería Jesús es un horno que lleva encendido desde 1802 y su negocio es la panadería familiar más antigua de España. De elaborar pan para los vecinos de Pozo Cañada y las aldeas limítrofes pasó ya en los años cuarenta a vender panes caseros fuera de la provincia. La sexta generación llegó con fuerza, Jesús López y Angelina Casado dieron pasos más grandes y sentaron las bases de lo que es hoy en día la Panadería Jesús: Alta Panadería demandada a nivel nacional e internacional.

A través de esta entrevista al director comercial y relaciones internacionales de la Panadería Jesús, Rubén López Casado, descubrimos un negocio con proyección internacional arraigado a su tierra, tanto en la elaboración de sus productos y las materias primas empleadas como en el compromiso social y cultural con su localidad.

Panadería Jesús es un negocio heredado de padres a hijos, ¿en qué lugar generacional os encontráis Jesús y tú?

Ahora mismo estamos conviviendo la sexta y la séptima generación: Jesús López Fernández (sexta generación) está en la parte de gerencia; Jesús López Casado (séptima generación) es el actual maestro panadero y se encarga de toda la producción y el I+D; y yo, Rubén López Casado, (séptima generación junto a mi hermano Jesús) que estoy en ventas y relaciones con los clientes.

 ¿Qué ventajas tiene llevar la profesión en la sangre?

Para nosotros, que hemos nacido y nos hemos criado entre harina, esto es más un estilo de vida que un trabajo, no nos molesta dedicar horas y horas al trabajo físico… pero además, lo que nos pasa es que cuando estamos en casa seguimos pensando en nuestra panadería, cuando viajamos visitamos otras panaderías y siempre estamos “maquinando” qué necesitará el cliente para poder ofrecerle más cosas. Aunque en este punto, también nos vemos acompañados del magnífico equipo humano que formamos, ¡¡esta gran familia!!

¿Qué características tienen vuestros productos?

Nosotros elegimos qué elaborar, ¡¡”productos con alma”!! Todos nuestros productos son elaborados de una manera totalmente artesanal, con los mismos sistemas que utilizaban nuestros antepasados y, lo más importante, nosotros aún seguimos respetando los tiempos de fermentación de los productos, ya que para elaborar buenos productos, lo principal es la paciencia… y darle tiempo al pan para fermentar. Todos los productos que elaboramos aquí están hechos con “masa madre”, una masa madre que tenemos desde hace más de 25 años, que se regenera día a día y que es el alma de los productos y lo que les da un sabor característico.

 ¿Cómo ha evolucionado el negocio y qué papel han jugado las nuevas tecnologías?

Bueno, nosotros estamos desde 1802 en Pozo Cañada, el obrador antiguo está situado justo donde empezamos. Durante estos primeros 200 años, nuestro radio de acción era la provincia de Albacete, y algo en Murcia y Valencia, pero desde hace unos años y con la ayuda de las nuevas tecnologías lo que se ha conseguido es ¡¡¡abrirnos al mundo!!!, jajaja, Internet es un escaparate buenísimo para darte a conocer y ahora ya es muy fácil ponernos en contacto con alguien de Sevilla, Madrid, Barcelona e incluso EEUU o Las Islas Caimán (tenemos clientes en todos estos sitios).

¿Qué importancia tienen los productos que elaboráis en el sector de la hostelería?

La hostelería puede que sea nuestro cliente principal… hace ya muchos años que decidimos acercarnos a ellos y elaborar todo lo que una panadería clásica no puede aportarles.
Basándome en lo que nos cuentan los propios clientes, lo que nosotros aportamos a sus platos son unos productos perfectos, unos productos con alma…, productos que complementan e incluso mejoran sus platos más creativos. Hemos encontrado un nicho perfecto; y hemos creado algo parecido a la “alta panadería”, elaboramos productos con las más selectas y exclusivas meterías primas, hacemos productos con azafrán D.O. La Mancha, con ajo negro de las Pedroñeras…, hacemos pan con vino e incluso (bajo pedido) ¡¡¡con oro comestible!!! Nuestras hamburguesas de colores, no dejan indiferente a nadie, y aportan ese punto “gracioso” a sus hamburguesas más exclusivas.

 ¿Cómo ha incidido vuestro crecimiento empresarial en vuestra localidad?

Al ser artesanos 100%, conforme va creciendo la demanda de nuestros productos, va creciendo también el número de personas que formamos la gran familia de panadería Jesús.
Estas Navidades pasadas en campaña fuerte, hemos estado rondando los 40 trabajadores, un número mucho más que respetable partiendo de la base de que somos una panadería de un pueblecito; y en temporada normal estamos alrededor de 30.
Contamos con personas que están con nosotros más de 30 años y contamos también con segundas y terceras generaciones, es decir, trabajaba aquí la abuela, la madre y ahora la hija e incluso la nuera. La familia va creciendo al mismo ritmo que las ventas.

¿Qué importancia tiene el apoyo de entidades financieras como Globalcaja en los proyectos empresariales regionales?

Desde que, la hoy conocida como Globalcaja, abrió su oficina en Pozo Cañada hace ya más de 30 años, creo, nosotros somos fieles clientes de esta entidad; tanto la empresa como nosotros como personas físicas.
Nosotros, al igual que cualquier empresa, necesitamos a nuestro lado los mejores proveedores, sin ellos es imposible desarrollar una buena labor, además, cuanto más de nuestra tierra sean mejor que mejor, y este es el caso de Globalcaja, ¡¡¡una entidad cercana, profesional y amigable!!! Cómo no íbamos a estar con ella.

Vuestra empresa manifiesta un gran apoyo social y cultural, ¿en qué proyectos de estáis involucrados?

Una empresa también es lo que aporta a su entorno. En Panadería Jesús colaboramos con todas las asociaciones que nos lo piden, de aquí y también de otros pueblos y ciudades, pero estamos particularmente orgullosos de la banda de música de Pozo Cañada y apoyamos el talento y los estudios de nuestros jóvenes músicos. Cada año desde 2011, concedemos dos becas de música a la banda de música juvenil de Pozo Cañada, para incentivar estos futuros talentos, vinculadas no solo a las calificaciones, sino también a la actitud y la implicación de los alumnos:
Beca A
Matrícula de todo el curso académico en la Escuela de Música de Pozo Cañada + 1 instrumento, a elegir por el ganador, que una vez acabados sus estudios se queda en la escuela para que lo utilicen futuros alumnos.
Beca B
Matrícula de todo el curso académico en la Escuela de Música de Pozo Cañada + un fin de semana cultural vinculado al evento musical elegido por el alumno.

 

 

 

Deja una Respuesta







SÍGUENOS EN FEEDLY
follow us in feedly
Twitter
Comentarios recientes
junio 2017
L M X J V S D
« may    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Archivos