Peñarrubia del Alto Guadiana es una empresa familiar y rural en Ossa de Montiel (Albacete), que con gran espíritu emprendedor, hoy en día exporta a tres continentes diferentes, complementa su negocio en el sector del ecoturismo y defiende y lucha por la prosperidad y desarrollo de su región. Francisca Muñoz, su gerente nos abre las puertas de su proyecto para que veamos como lo ha conseguido.

1.Una pequeña empresa familiar convertida en una gran empresa exportadora, turística y comercial, ¿cómo ha sido esta evolución?

Nuestra empresa familiar dedicada al cultivo ecológico de plantas aromáticas, medicinales y condimentarias, es un proyecto que se viene desarrollando en Ossa de Montiel desde hace casi sesenta años. En esta actividad, empezó mi padre Gabriel Muñoz, en 1960. En aquellos años, la economía de las poblaciones rurales estaba en torno a los recursos naturales de la zona y en este municipio que, de forma silvestre crecen diversas plantas como el romero, tomillo, mejorana, santolina y espliego, existía una industria artesanal de extracción de aceites esenciales.
La mayoría de estas destilería artesanales, fueron desapareciendo y en nuestro caso hemos hecho el relevo generacional, adaptando nuestras instalaciones y los cultivos a las necesidades del mercado actual.
En cuanto a la evolución de la empresa, hay que destacar el salto que se dio en 1999 cuando certificamos nuestros cultivos en producción ecológica, esto nos abrió paso a un mercado que en aquel momento se estaba desarrollando con muchas perspectivas de futuro. La demanda de nuestros productos dio lugar a que apostásemos por la calidad y el control de la mayor parte de las fases de producción, esto produjo otro giro en 2004 con la construcción de un secadero para el secado de plantas aromáticas, medicinales y condimentarias. Empezamos a diversificar y a salir al mercado europeo con clientes en Alemania, Austria, Suiza, Francia e Italia. Nuestros productos también llegan a USA y a Japón, aunque en menor medida.
Hoy tenemos una plantilla de doce trabajadores del pueblo en el campo todo el año y en campañas de recogida y plantación necesitamos duplicar la plantilla.

2. ¿Qué han supuesto los reconocimientos: Premio de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales del Ministerio de Agricultura o el Núñez de Prado del cultivo ecológico, para la empresa?

Los premios que nos han concedido, son un reconocimiento a tantos años de trabajo, un orgullo de poderlos saborear acompañados de la generación que tuvo la iniciativa y la valentía de emprender en el medio rural y en una época en que los flujos migratorios laborales disponían a las poblaciones rurales hacia las zonas industrializadas. Estos galardones han supuesto un estímulo para continuar por el camino que iniciamos, constatar que es la ruta correcta y dar a conocer un sector hasta ahora marginado y que puede ser una buena alternativa a la agricultura tradicional.

3. La diversidad de los productos alimenticios y esencias se ve complementada con el proyecto de ecoturismo, ¿es esta la clave de vuestro éxito?

El proyecto ecoturístico en su primera fase, fue abrir las puertas de nuestras instalaciones a las visitas, para dar a conocer nuestro producto y comercializarlo directamente en el lugar de producción. Esto fue en 2008, con fondos Leader y el asesoramiento de la Fundación Pública para la Promoción Económica y el Empleo de la Sierra de Alcaraz y Campo de Montiel (SACAM). Actualmente atendemos a unas 5.000 persona, que junto a la visita a las Lagunas de Ruidera y de Ossa de Montiel, completan su viaje con el conocimiento de una actividad tradicional, ecológica y sostenible.
Otra fase de este proyecto fue la adquisición y gestión de un pequeño hotel rural, el Hotel Galatea. En nuestra filosofía está permanecer en Ossa de Montiel y el compromiso de contribuir al desarrollo de esta zona, que pese a los muchos recursos y posibilidades que tiene, se encuentra en clara decadencia y con una notable inercia a la despoblación.
No hemos perdido la motivación y confiamos en que se vayan resolviendo los problemas que están impidiendo que este pueblo prospere, como la invisibilidad a la que nos están sometiendo por la ausencia de una señalización adecuada o la falta de ordenación turística en el Parque Natural de las Lagunas o precarias carreteras a las principales vías de comunicación o la falta de compensaciones económicas y sociales por las múltiples figuras de protección a las que está sometido este territorio. A veces la misma administración, por un lado trata de impedir el despoblamiento de la zonas rurales y por otro lo está acelerando por no tener en cuenta necesidades que podrían resolverse sin un coste elevado.

4- ¿Qué papel tiene la Fundación Savia en vuestra empresa?

Somos patronos de la Fundación Savia, esta Asociación trabaja para dignificar la vida en el mundo rural. Conocí a su presidente, Paco Casero, en una reunión en Alcaraz y desde entonces estamos colaborando. El ya tenía en mente la creación de esta fundación y anteriormente había participado en la creación del sindicato de Obreros del Campo (SOC), en el Plan forestal de Andalucía, también en el movimiento ecologista y contribuido a convertir Andalucía en el primer centro de producción ecológica de Europa, todos temas con los que nuestra empresa está muy identificada. En Castilla-la Mancha, necesitamos un movimiento que defienda los valores del entorno rural y promueva su desarrollo en todos los aspectos, mejorando la calidad de vida de las persona y propicie el progreso y la defensa del sector ecológico. Estos son los fines de la Fundación y los nuestros propios.

5- El seguir siendo una empresa familiar en un ámbito rural, ¿es un buen escaparate al mundo?

Ser una empresa familiar para nosotros es una fortaleza y para la imagen exterior que proyectamos, es de solidez, estabilidad, continuidad, responsabilidad social y compromiso. Lo que nos está permitiendo entrar en mercados extranjeros que miran con recelo la credibilidad económica de España.
También es cierto que dependiendo de las zonas y de la idiosincrasia de las gentes del ámbito rural, tienen más éxito unas asociaciones u otras, aquí en la zona de Ossa de Montiel, la empresa familiar, es un elemento fundamental en la economía del pueblo.

6- ¿Cómo os ha ayudado Globalcaja al desarrollo de estos proyectos?

Antes Caja Rural y ahora Globalcaja, es una entidad que siempre ha estado con nuestra empresa. La atención personalizada y cercana, ha ido haciendo que sea imprescindible en nuestras gestiones. Nos ha apoyado en el ámbito económico y burocrático, siendo fundamental el asesoramiento que los Servicios Agrarios de esta entidad, nos facilita.

7- ¿Cuáles serán vuestros siguientes pasos?

Apostamos por la calidad y estamos dispuestos a que nuestros productos sean reconocidos. Tenemos proyectado ampliar e invertir en equipos de transformación, además de acometer mejoras en los diferentes activos fijos de la sociedad.

 

Os animamos a todos a visitar sus instalaciones y hotel si viajáis cerca de las Lagunas de Ruidera, aquí os dejamos un adelanto con sus webs y redes sociales:

http://www.guadianaecologico.com/;

http://www.hotelgalatea.net/;

https://www.facebook.com/H.GALATEA;

https://www.facebook.com/desencias;

https://twitter.com/HotelSpaGalatea

También puede interesarte

Deja un comentario