Las piscinas naturales y las lagunas son los mejores aliados para combatir el calor en las zonas de la Península alejadas de la costa. Castilla La Mancha no es una excepción y, durante los meses de verano, podemos recorrer nuestra tierra disfrutando de sus 34 zonas de baño interior autorizadas.

Hoy, hemos querido recoger en nuestro blog una pequeña muestra de esta alternativa a las piscinas tradicionales. No están todas las que son, pero sí nos permite mostraros la gran riqueza natural y de ocio disponible en nuestra comunidad. ¿Cuál es tu preferida?

Piscina natural de Las Chorreras, Enguídanos – Cuenca

Un auténtico espectáculo de pozas, saltos de agua, rápidos y zonas de aguas tranquilas en la población conquense de Enguídanos. Se trata de un lugar que nos permitirá hacer rutas y senderismo, a  la vez que disfrutamos de un merecido chapuzón en sus aguas turquesas.

Lagunas de Ruidera

Un clásico en este tipo de clasificaciones. No hay que olvidar que las Lagunas de Ruidera son un parque natural que en verano se transforma en playa y destino de multitud de turistas y locales buscando un lugar en el que refrescarse. Un oasis entre Albacete y Ciudad Real muy accesible y dotado de importantes servicios, como socorristas, camping, actividades deportivas, etc.

Lagunas de Ruidera

Piscina natural de Letur, Albacete

Escondida en el interior de Letur, un pueblo de estilo árabe-medieval, esta piscina natural es perfecta para los amantes del turismo rural y cultural. Al tiempo que descubrimos los tesoros de esta villa con historia, podremos descansar y refrescarnos en unas aguas que, según cuenta la gente del lugar, “se pueden ver y escuchar”.

Lagunas de Villafranca de los Caballeros, Toledo

Otra reserva natural, esta vez en la provincia de Toledo. Lo que muchos han denominado “el mar de Castilla La Mancha”, está compuesto por dos lagunas, una más grande y animada, donde los visitantes disfrutan de un refrescante baño, y otra más pequeña y escondida, perfecta para descubrir el paisaje y la vida animal de la zona.

 

Tras este paseo por los rincones más “salvajes” de Castilla La Mancha para darse un chapuzón, solo queda ponerse en marcha y visitarlos. Si os animáis a disfrutar de alguno de estos lugares, no dudéis en compartir vuestras experiencias y fotografías con nosotros. ¡Animaos!

También puede interesarte

Deja un comentario