Lo habitual es que el pronóstico sobre la situación económica de un país o región se fundamente en la evolución de su PIB, su tasa de paro o su prima de riesgo. Sin embargo, existen elementos y circunstancias productivas y sectoriales que se adelantan a estos parámetros y son capaces de ‘adivinar’ qué va a suceder. Son los llamados indicadores adelantados, como los visados de dirección de obra, índice Baltic Dry Index o las tasas de confianza. Existen también otros menos usuales, que sorprenden a todo aquél que no los conozca.

Entre ellos, el Índice Big Mac, creado por The Economist, mide el poder adquisitivo entre más de 120 países donde se vende la famosa hamburguesa. Este cálculo se realiza en función a la Teoría de la Paridad de Poder Adquisitivo (PPA) por el que las tasas de cambio de los países deben ajustarse hasta ser iguales a los precios de una cesta tipo de bienes y servicios. La referencia es el dólar. En EEUU un Big Mac cuesta 4,62$ y en la Euro 4,96$. Ello indica que el euro estaría por encima de su valor en un 7.6%.

big-mac-rusa-terra.

 

 

El Financial Times utiliza el precio de la chocolatina Mars para realizar la misma comparativa con la libra como referencia. Bloomberg hace lo mismo con el modelo de estantería ‘Billy’ de IKEA, en venta en 39 países.

A más altura, peor la economía

Uno de los que goza de mayor reconocimiento por su poder predictivode las crisis financieras es el Skycraper Index o índice de los Rascacielos. Barclays, la entidad bancaria que lo elabora, apunta a que existe una relación directa entre el número de pisos del rascacielos y la duración de la crisis económica. Para muestra un botón: en 2007 se construyó el Taipei en Taiwan con 106 pisos, el sexto con mayor altura, y tres años más tarde en Dubai, el Burj Dubai, en la actualidad, el más alto.

dubai-2

Con una tasa de acierto del 77%, está el Super Bowl Advertiser Index. El evento más famoso de EEUU congrega a los vencedores de las dos ligas de futbol americano del país, la American Football Conference y la National Football Conference. Las acciones del Down Jones acostumbran a ir a la baja con la victoria ese día del equipo que pertenece a la American FootballConference.

La ropa interior para hombre también evidencia la marcha de la economía. El expresidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, fue el primero en razonar la relación entre el descenso de sus ventas y el impacto de una recesión en la sociedad. Lo mismo ocurre con los pañales para bebés, estos también son los primeros en desaparecer de la cesta de la compra en época de crisis.

Las visitas a la peluquería, el consumo de barras de labios, la venta de sepulturas o el número de citas, son otras formas de tomar la temperatura a la economía de un país. A priori extravagantes, pero que gozan de todo el sentido.

También puede interesarte

Deja un comentario

Política de Protección de Datos