En plena celebración de Semana Santa en Castilla La Mancha nos encontramos rodeados de delicias gastronómicas tanto dulces como saladas, una extensa variedad de platos característicos de estas fechas y que nos recuerdan tanto a nuestra tierra como a la época en la que estamos.

Comenzaremos con el dulce típico de semana santa por excelencia, que podremos encontrar en todas las casas, la torrija, con tantas variedades de ingredientes como zonas donde se elaboran, la base, el pan, bañado en leche, frito posteriormente y acompañado de almíbar de miel y canela, vino o azúcar.

Las truchas a la toledana, combina el sabor tradicional del buen pescado como la trucha con ajos, vinagre y especias marinadas durante ocho horas, y luego pasado por la plancha y acompañado de este marinaje, que le aportan sabor al plato.

Potaje de Vigilia, con garbanzos y espinacas, un plato típico de la época de cuaresma que combina las legumbres, el bacalao, las verduras y el huevo, cumpliendo el precepto de no comer carne durante la cuaresma.

La pipirrana, sus ingredientes básicos son la cebolla, pimiento verde, tomate, pescado y pepino. Se le suele añadir huevo, bacalao o carne, dependiendo de la ciudad donde se elabora. Típico de Valdepeñas, donde se cocina con tomate triturado, huevo cocido, aceitunas, atún, cebolla y aceite. Con caballa la preparan en Bolaños de Calatrava, además de tomate, lechuga, aceitunas y cebolla. El secreto, servirlo bien fresquito. En Horcajo de Santiago (Cuenca) se hace diferente, como si fuera un guiso.

El Tiznao, plato típico de la provincia de Ciudad Real, recreado en El Quijote, necesita bacalao en salazón, verduras a la plancha, patatas, pimientos secos, ajos, pimentón y cebolla y una cazuela de barro para integrarlo junto con los demás ingredientes. Delicioso plato para degustar junto con vino y pan tostado con tomate y aceite.

Buñuelos de bacalao, sin abandonar el pescado de temporada en esta época, el bacalao, estos buñuelos no pueden ser más sabrosos.

Buñuelos de viento, en su versión dulce y ligera, suponen bocados de temporada en la mayoría de las localidades de nuestra región.

Flores de semana santa, dulce que extiende la época del carnaval y la semana santa, hacen honor a recibir la primavera con la forma de flor y se cree que su forma de flor viene de la cruz de Calatrava, una cruz con cuatro brazos iguales. Están hecha con un molde especial, masa frita crujientes y finas.

Pestiños, masa frita que al igual que dependiendo de los diferentes lugares donde se hacen acompañan con diferentes ingredientes, como matalauva, miel o canela.

Ajo arriero o atascaburras, típico de la serranía de Cuenca y Albacete. Hecho con bacalao, patata y aceite, adornado con huevo y nueces, plato contundente de invierno, se dice que recibe su nombre por “hartar hasta a las burras”. Aquí os dejamos este reportaje sobre la Cueva del diablo de Alcalá del Júcar en el que podréis ver al final del vídeo cómo se hace el atascaburras.

¿Estos solo son unos pocos ejemplos porque la lista de estos platos gastronómicos es interminable, nos ayudas a completarlo contándonos qué platos típicos no te pierdes en estas fechas?

También puede interesarte

Deja un comentario

Política de Protección de Datos