Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos….

Cuatrocientos años después de estas líneas, con las que Miguel de Cervantes inicia El Quijote describiendo los platos del menú semanal del ingenioso hidalgo Alonso Quijano, uno se da cuenta de cómo el paso del tiempo no ha borrado la esencia de la gastronomía de Castilla La Mancha. Seis estrellas Michelín y 15 Soles Repsol avalan la tradición culinaria de nuestra tierra que convive orgullosa junto a las innovaciones más vanguardistas en los restaurantes de la región.

Alcazar_San_Juan_Quijote_Sancho_JMM

Monumento a Don Quijote y Sancho Panza en la Plaza de España de Alcázar de San Juan.

Maralba, en Almansa (Albacete)

Una cocina que su propio chef, Fran Martínez,  define como “manchega con balcones al mediterráneo”. Con una estrella Michelín, que mantiene desde 2011, basa su carta en productos de la zona actualizando sus sabores y adaptándolos al presente.

Las Rejas, Las Pedroñeras (Cuenca)

Con 34 años a su espalda, este establecimiento regentado por Manolo de La Osa, cuenta con una estrella Michelín y 3 Soles Repsol. Entre sus creaciones encontraremos productos típicos de la tierra como el ajo negro o el azafrán.

El Bohío, Illescas (Toledo)

Su jefe de cocina y uno de los miembros del jurado de Masterchef, Pepe Rodríguez, conduce este establecimiento junto a su hermano y jefe de sala, Diego Rodríguez. Este restaurante fundado en los años 30 mantiene desde 1999 una estrella Michelín además de contar con dos Soles Repsol desde 2014. Una cocina que aunque él mismo define como sencilla, esconde una cuidada elaboración sin perder un ápice sus raíces manchegas.

morteruelo-el-bohio-

Morteruelo de El Bohio (Fuente: ElBohio.es)

El Carmen de Montesión (Toledo)

Tan solo un año después de que el restaurante La Casa del Carmen fuese galardonado con una estrella Michelín en 2013, los hermanos Rodriguez (Bohío) trasladan sus fogones a El Carmen de Montesión, bajo la batuta de su discípulo Iván Cerdeño quien revalida al año siguiente el galardón más prestigioso de la gastronomía mundial.

Tierra, Oropesa (Toledo)

Ubicado desde 2007 en el Hotel Valdepalacios de Torrico, en Toledo, cuenta con una estrella Michelín y dos Soles Repsol. Aunque sus platos reciben mayor influencia de otras gastronomías que los anteriores, su carta se mantiene apegada a la tierra.

A lo largo y ancho de los 79.500 kilómetros de nuestra comunidad también destacan por su buen hacer en los fogones, El Mesón de Pincelín en Albacete abierto desde 1952, Raff, en Cuenca, con geniales creaciones de autor con sabores de antaño o también ‘soleado’ El Bodegón, en Ciudad Real. 

el-bodegon-clm-

Tataki de atún rojo con pisto manchego de El Bodegón. (Fuente: mesonbodegon.es)

Tanto estos establecimientos que han adquirido relevancia internacional, como tantos otros que deleitan a sus comensales con productos y elaboraciones de la tierra han situado a Castilla La Mancha como referencia en el mapa de la gastronomía mundial. Con su trabajo y esfuerzo contribuyen al desarrollo económico y social de Castilla La Mancha.

También puede interesarte

Deja un comentario