Factoring y Confirming son dos sistemas que agilizan el proceso de financiación de las empresas y pymes, siendo ambas un instrumento óptimo para asegurar en buena medida su supervivencia. Son términos opuestos pero que tienen una misma lógica económica: garantizar el cobro o el pago, respectivamente de clientes y proveedores.

En el caso del Factoring la empresa que lo contrata cede los créditos a corto plazo que los clientes tienen contraídos con ella vía facturas, a una entidad financiera que le adelanta el dinero de esa venta.  Por su parte, esa entidad se encarga de cobrar el dinero con el cliente, ahora su deudor.

El Confirming permite a los proveedores el cobro anticipado de sus facturas. En ese caso, la entidad de crédito gestiona los plazos aplazados que una empresa tiene con sus proveedores.

Ambas servicios pueden conllevar un interés, bien para la empresa o para el cliente. Gracias a estas dos figuras de financiación, sobre todo para las pymes, evitan riesgos de insolvencia, así como también facilitarle liquidez de forma inmediata y ahorrar en costes financieros derivados de posibles retrasos en los pagos.

¿Tienes más dudas? Si quieres hacernos más preguntas sobre este tema o sobre cualquier otro término económico, ponte en contacto con nosotros a través de Facebook o Twitter. ¡Te esperamos!

También puede interesarte

Deja un comentario