En 2015 el sector inmobiliario inició un tímido ascenso, más significativo en las grandes capitales y más moderado en la mayoría de las provincias españolas. Dos años después, se consolida la recuperación del sector y todo apunta a que 2017 es un buen año para los que están pensando en adquirir una vivienda.

El aumento de ventas se debe sobre todo a la favorable evolución de algunos factores que afectan directamente al sector:

  • Subida generalizada de los precios, aunque de forma mayoritariamente discreta.
  • Reaparición de las ventas sobre plano antes del inicio de las obras, un factor que ha estado varios años fuera de la dinámica del mercado.
  • Mejora en las condiciones para la obtención de crédito hipotecario.
  • Evolución favorable del empleo, aunque la tasa de paro y la calidad del empleo generado todavía deberían mejorar para favorecer la reactivación del mercado inmobiliario de modo consistente.
  • Consolidación en la evolución positiva de la economía, con tasas de crecimiento elevadas y sostenidas.
  • La modalidad de alquiler (en algunos casos con opción de compra a medio plazo) se afirma como una alternativa sólida a la compra, sobre todo entre el segmento de población más joven, que experimenta mayores dificultades para reunir el capital inicial necesario para la adquisición de una vivienda.

Qué tener en cuenta en el proceso de compra

Si eres de los que han decidido que 2017 es un buen año para adquirir tu vivienda, tienes que tener en cuenta muchos factores para saber por dónde empezar, qué pasos debes ir dando y qué tienes fijarte a la hora de decirte a comprar algo tan importante como es lugar en el que probablemente vivirás el resto de tu vida.

Calcula tu presupuesto

Lo principal es saber desde el primer momento cuál es tu capacidad económica y cuál es el importe máximo que puedes destinar a la adquisición de tu vivienda.

Para ello tienes que tener en cuenta los gastos derivados del proceso de compra como los gastos de escritura, inscripción en el Registro de la Propiedad e impuestos (Impuesto por Transmisiones Patrimoniales, Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, impuesto de Bienes Inmuebles).

Tampoco debes olvidar los gastos a los que te estás comprometiendo periódicamente como son los gastos de comunidad.

Busca tu zona ideal

Aunque el factor económico es determinante (te puede gustar mucho una zona pero es posible que tu poder adquisitivo no te la puedas permitir), existen muchos otros factores en los que te debes de fijar, sobre todo aquellos que nos ayudan a tener una buena calidad de vida al margen de nuestro nivel económico.

  • La ubicación del lugar es un aspecto muy importante y estar lejos de todo lo que te interesa puede ser la diferencia entre sólo tener un lugar para alojarte o tener un lugar para disfrutar de tu hogar.
  • Cercanía a los lugares que tenéis que frecuentar a diario tú y tu familia: trabajo, colegios, vivienda de otros familiares, etc.
  • Lo ideal es que la zona tenga todos tipo de los servicios, no solo los básicos como agua, luz, gas, recogida de basura o fibra óptica, sino también parques, escuelas, clínicas de salud, hospitales y tiendas.
  • Busca una zona bien comunicada por transporte público. Como no siempre es posible tener todo lo que necesitamos a mano, vivir en un lugar que te facilite la movilidad es fundamental.

Fíjate hasta en el último detalle

Deberás pensar en cuál son tus necesidades y gustos para elegir el tipo de vivienda -unifamiliar, plurifamiliar, piso- y su tu preferencia es obra nueva o segunda mano. En este último caso plantéate si prefieres comprar para reformar para que la casa pueda quedar más a tu gusto.

Cualquiera que sea tu elección hay muchos detalles que no debes pasar por alto:

  • El tamaño de la vivienda debe adaptarse a las necesidades de tu familia e incluso de tus proyectos de futuro.
  • El estado de la vivienda es importante si no quieres invertir en una reforma. Si la casa es de segunda mano es probable que ya haya sido reformada y debes fijarte en la calidad con la que se han realizado la reforma. Lo mismo ocurre con las viviendas de nueva construcción, debes fijarte en los materiales empleados.
  • Otros detalles  importantes son: la orientación de la vivienda; la dimensión de las habitaciones para saber si son los suficientemente espaciosas para tus muebles; las posibilidades que tienes para guardar tu vehículo –plaza de garaje incluida en el precio, alquiler de plaza en el mismo edificio o en alguno próximo-; conexión de teléfono e Internet.

Para tomar una decisión debes hacer una selección entre todas  las viviendas que has visitado y quedarte con un máximo de tres que son las que debes volver a visitar antes de tomar una decisión.

Una vez que ya sabes cuál va a ser tu casa definitiva, asegúrate que la casa está al corriente de todas las cuotas de la comunidad y en los pagos de gas, luz y teléfono. Así te ahorrarás cualquier sorpresa de última hora.

También puede interesarte

Deja un comentario

Política de Protección de Datos

Información básica sobre Protección de Datos. De conformidad con el Reglamento UE 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos les informamos que el responsable del tratamiento de sus datos es Caja Rural de Albacete, Ciudad Real y Cuenca S.C.C. con la finalidad de recepcionar, gestionar y poder publicar sus comentarios en base a su consentimiento y al interés legítimo. No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Les recodamos que pueden ejercer sus derechos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos mediante comunicación a CAJA RURAL DE ALBACETE, CIUDAD REAL Y CUENCA S.C.C., C/Tesifonte Gallego, 18 – 02002 Albacete o al correo electrónico protecciondedatos@globalcaja.es , con la referencia Protección de Datos y adjuntando copia de su Documento Nacional de Identidad. Puede obtener más información en la política de protección de datos de este formulario y en la web blog.globalcaja.es