Tarjeta de crédito y tarjeta de débito son dos conceptos que mucha gente maneja de manera indiferente, como si significaran lo mismo. Pero, como a continuación te vamos a explicar, estos productos financieros, pese a ser similares, no tienen, exactamente, las mismas características.

 

Por lo tanto, interesa conocerlos con detalle para poder usar estas tarjetas de forma coherente, lo que te supondrá ahorros y evitar las consecuencias negativas de un uso equivocado.

 

Las diferencias entre tarjetas de débito y crédito

A grandes rasgos, la distinción principal entre estos dos instrumentos financieros es que en el primero se opera con el saldo disponible en una cuenta corriente. El segundo, por su parte, te permite acceder a fondos que te presta el banco.

 

Por consiguiente, las tarjetas de débito se caracterizan por la limitación que impone el saldo que haya podido acumular su titular. Esto no significa, por otro lado, que las tarjetas de crédito puedan ser utilizadas de manera despreocupada, tendrás que tener en cuenta el límite de crédito asociado a tu tarjeta y lógicamente de las condiciones de devolución de dicho crédito al banco (plazos y quizás intereses).

 

Además, tenemos que tener en cuenta que las tarjetas de crédito permiten más flexibilidad a la hora de realizar los pagos. En las tarjetas de débito, los cargos de retirada de efectivo como de pagos en comercios se hacen en el momento de ser realizados, mientras que con una tarjeta de crédito podemos elegir entre pagar a final de mes todas las operaciones efectuadas con nuestra tarjeta durante ese mes o aplazar en diferentes cuotas una o varias compras.

 

Otra cuestión a valorar es la relativa al cobro de comisiones, como las que a menudo se han de pagar por sacar dinero de los cajeros. En este sentido y refieriéndonos a un entorno nacional, hemos de valorar que el uso de las tarjetas de débito no suele comportar la imposición de estas comisiones, las cuales resultan muy habituales cuando se recurre a las tarjetas de crédito.

 

¿Tarjeta de crédito o tarjeta de débito? Una conclusión.

Analizando las diferencias entre ambas, nos decantamos por la tarjeta de crédito, dado que su utilización no es susceptible de acabar en las denegaciones por falta de saldo que afectan a las tarjetas de débito y, además, ofrece la posibilidad de aplazar nuestros pagos, si lo necesitamos. Por consiguiente, ofrece un mayor margen, pero debe ser usada valorando el límite de gasto.

Además, existen tarjetas con modalidad ‘Mixta’, la cual permite realizar disposiciones de efectivo en cajero en ambas modalidades: tanto a débito (cargo directo en cuenta corriente); como a crédito (disponiendo saldo del propio crédito de la tarjeta).

 

Ventajas de las tarjetas en el Programa Cuenta Conmigo

Si perteneces al Programa Cuenta Conmigo, además de contar con las ventajas que te ofrece el uso de una tarjeta de débito o de crédito, también podrás aprovechar otros beneficios en cuanto a tarjetas se refiere, como tarjetas Globalcaja gratuitas: crédito, débito y virtual con Contactless y retirada de efectivo sin comisiones en más de 7.700 cajeros a nivel nacional.

 

Si tienes alguna duda con respecto a las tarjetas, estaremos encantados de atenderte en cualquiera de nuestras oficinas o a través de nuestras redes sociales Facebook y Twitter.

Resumen
Diferencias entre una Tarjeta de Crédito y una de Débito
Nombre Artículo
Diferencias entre una Tarjeta de Crédito y una de Débito
Descripción
Repasamos las diferencias entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito, además os aconsejamos acerca de la necesidad de un uso moderado de la primera.
Autor

También puede interesarte

Deja un comentario

Política de Protección de Datos