El Producto Interior Bruto es quizás junto con la prima de riesgo uno de los términos económicos que más espacio han ocupado en los medios de comunicación en los últimos tiempos. En términos generales, su evolución es indicativa del grado de bienestar de la economía de un país. Veamos su significado y cómo se calcula.

Empecemos; el PIB es el valor monetario de todos los bienes y servicios finales que se producen en una economía en un periodo determinado de tiempo, habitualmente un año. Para comprender esta definición hay que destacar tres rasgos clave del PIB que ayudan a entender el por qué esta magnitud es utilizada para medir el nivel de vida de una sociedad.

  1. Una magnitud de flujo, es decir, solo se entiende referida a un periodo de tiempo determinado. Igual que el salario. Si decimos que una persona ingresa 5.000 euros, si no damos el dato temporal, la información carece de sentido por sí sola. Con el PIB igual. Tanto se asimila que es un concepto vinculado a un periodo de tiempo que a veces se omite. Lo habitual es que se contabilice de forma anual.
  2. El PIB tiene en cuenta solo la producción final. Solo tiene en cuenta bienes y servicios que no son para vender de nuevo o para producir otro bien. Ej) El PIB cuenta el valor del pan pero no la harina con la que se hace ese pan. Sí cuenta la harina que se vende en la estantería del supermercado. ¿Por qué? Para evitar que el valor de la producción se contabilice dos veces y se distorsione la realidad.
  3. El valor del PIB es monetario. El hecho de que se contabilicen magnitudes diferentes (Kg, litros…) hace necesario expresar todos los bienes y servicios en una unidad homogénea, en nuestro caso euros. Con todo, hay que tener en cuenta que los precios de los bienes y servicios son relativos. Su variación depende de muchos factores. Si sube el precio del petróleo, los precios de todos los bienes de la economía suben y por tanto el PIB aumenta. Esta subida no se corresponde con un aumento de la producción, es decir, con una mejora real de la economía. En este punto distinguimos entre:
  • PIB nominal: El valor de la producción de bienes y servicios a precios actuales del mercado.
  • PIB real: El valor de la producción a precios constantes. Se toma como referencia los precios de un año base. De este modo se puede hacer comparaciones entre PIB de años anteriores o de otros países.

Con un ejemplo se entiende mejor.

La fórmula del PIB es:

PIB = consumo privado + inversión bruta + gasto público + ( exportaciones – importaciones )

– Año 1:

2 TV * 3 € + 2 softwares * 1+ 3 carreteras*3 euros + (10 paquetes de azafrán / 5 € – 3 paquetes de yuca * 2 €)= 64 euros.

– Año 2:

1 TV * 10 € + 1 softwares * 8+ 2 carreteras* 20 euros + (2 paquetes de azafrán / 60 € – 1 paquetes de yuca * 8 €)= 170 euros.

El año dos refleja un PIB mejor. 170 euros frente a 64. Pero si nos fijamos, en el año 1 la producción es más elevada. Para solucionar la distorsión por las variaciones de precios se utiliza un precio constante, el deflactor del PIB que se revisa cada cierto tiempo. Solo así las comparaciones darán datos reales –PIB real- de la producción.

¿Tienes más dudas? Si quieres hacernos más preguntas sobre este tema o sobre cualquier otro término económico, ponte en contacto con nosotros a través de Facebook o Twitter. ¡Te esperamos!

También puede interesarte

Deja un comentario