Podemos definir un descubierto en cuenta, como el saldo deudor de una cuenta corriente o de ahorro.

Normalmente las cuentas corrientes y de ahorro tienen una naturaleza acreedora, es decir, el saldo que presentan las mismas es acreedor y por tanto implica una obligación de pago del banco respecto al cliente.

En ocasiones, pueden existir cargos o domiciliaciones que superen el saldo a favor del cliente y como consecuencia que generen el saldo deudor o descubierto. Esto sería como un crédito o anticipo que la entidad concede al titular de la cuenta en un determinado momento, confiando en la reposición del saldo deudor con un ingreso posterior.

Estos saldos negativos, también pueden ser llamados números rojos, cuyo nombre viene en referencia al color que tenían estos saldos negativos en las tiras sumadoras de papel de las antiguas calculadoras.

También puede interesarte

Deja un comentario