En las últimas sesiones el qué es Ibex 35 está rondando los 10.300 puntos básicos, unos niveles prácticamente idénticos a los que cerró el año 2014 (10.261). Sin duda, este año la volatilidad ha sido la gran protagonista en las bolsas de todo el mundo, moviéndose entre dos aguas: por un lado con muchos indicadores que reflejan una mejoría económica a nivel mundial- a excepción de los emergentes- y, por otro, pendiente de los sobresaltos provocados por las diferentes tensiones geopolíticas en diferentes partes del mundo: crisis griega o los atentados terroristas de París. A todo ello le suma la incertidumbre ante el panorama político que han dibujado las urnas el pasado 20 de diciembre en España.
Los bajos volúmenes de negociación que se han vivido en el mercado en las últimas semanas demuestran el momento de calma tensa y el escaso apetito inversor de los ahorradores, que se encuentran a la expectativa de los próximos acontecimientos políticos y económicos.

¿Qué marcará el rumbo?

  • El gran catalizador en el cortísimo plazo tendrá relación con el escenario de inseguridad en todo el mundo provocado por los atentados de Paris. La creciente tensión geopolítica sigue en el primer plano de los mercados tras el derribo de un avión ruso en Turquía y parece que se mantendrá en las próximas sesiones.
  • De momento, no se vislumbran grandes cambios en las bolsas pero sí que hay algunos valores de sectores determinados que estarán muy atentos a los próximos acontecimientos (empresas relacionadas con el turismo, armamentísticos, seguridad…).
  • Sin duda las actuaciones de los Bancos Centrales seguirán marcando la pauta en los mercados a lo largo de los próximos meses. Por un lado, habrá que estar muy atentos a la más que posible alza de tipos que podría anunciar la Fed en su reunión del 15 de diciembre. Pero antes tenemos una cita con el BCE que, en su reunión mensual que se celebra la semana que viene, podría adelantar por donde irán las nuevas medidas de estímulo, como aumentar su programa de compras de activos.
  • También debemos estar atentos a la evolución de los mercados emergentes, que tampoco pasan por su mejor momento ante la desaceleración en la economía China, por su cambio de modelo productivo. El cambio en la política del hijo único es una clara señal de los grandes cambios a los que se enfrenta el gigante asiático en los próximos años. En el caso de Latinoamércia, tras la crisis de Brasil, las miradas estarán puestas en la ola de cambio político que podría llegar a la región, tras la victoria de Macri en Argentina y a la que se podría sumar Venezuela.
  • La otra pata de interés en los mercados reside en los bajos precios del petróleo, que probablemente se mantendrán en el futuro ya que se mantiene un exceso de oferta que hará complicado grandes cambios en su cotización en el corto plazo.

También puede interesarte

Deja un comentario