La bolsa de valores o de comercio es un mercado financiero en el que sedan cita demandantes de capital –las empresas- y los oferentes de recursos financieros –familias, empresas e instituciones. Estos dos actores negocian la compra y venta de valores como acciones, bonos o derivados, en función de un precio o cotización estipulados que se rige por la ley del libre mercado.

En líneas generales, la actividad bursátil promueve el ahorro y lo canaliza para la financiación de una empresa al tiempo que proporciona liquidez a los inversores. Su papel en el desarrollo económico es también notable. Para la empresa reduciendo su coste de financiación le permite crecer, crear empleo, en definitiva generar riqueza, al tiempo que las acciones reportan rentabilidad al ahorro.

Un mercado seguro

Existen organismos de supervisión oficiales que regulan y controlan el correcto funcionamiento de la Bolsa, de los intermediarios e inversores. Existe por tanto una seguridad jurídica en este mercado, que no está ligado la seguridad económica. Es un mercado en el que existe el riesgo. Del perfil del inversor depende su asunción ya que los precios no se conocen de antemano dependen de la situación económica por la que atraviesa un país y/o de la situación de la empresa que emite el valor.

Es por ello que la Bolsa hace las veces de termómetro de la economía de un país. Las cotizaciones están estrechamente ligadas a las previsiones macroeconómicas pudiendo alterar estas su valor en función de la confianza de los inversores sobre el futuro económico.

En España existen cuatro Bolsas oficiales, La de Bilbao creada en 1890, la de Barcelona, en 1915, la de Valencia, en 1970 y la más antigua la de Madrid, creada en 1831. El IBEX-35 está formado por las 35 empresas más solventes que cotizan en estas cuatro Bolsas españolas.

¿De dónde viene el nombre de Bolsa?

La Bolsa en su sentido financiero tiene origen en el siglo XIII en Flandes, uno de los centros de la economía mundial en aquel momento. Una de las familias más poderosas los ‘Van Der Buërse’ cuyo escudo contenía 3 bolsas en las que antes se guardaba el dinero, organizaban en su propia casa reuniones de carácter mercantil que movían un gran volumen de capital.

Aunque hay constancia de transacciones financieras similares en la Grecia y Roma antiguas, se considera que su nacimiento con las características actuales fue en Flandes.

¿Tienes más dudas? Si quieres hacernos más preguntas sobre este tema o sobre cualquier otro término económico, ponte en contacto con nosotros a través de Facebook o Twitter. ¡Te esperamos!

También puede interesarte

Deja un comentario