Cuando escuchamos política agraria común (PAC), pensamos en que sólo repercute a los agricultores, pero ¿sabes cuáles son sus beneficios en tu vida diaria?
La PAC es una de las políticas europeas más importantes y de base de la Unión Europea, ya que representa la unión entre agricultura y sociedad, Europa y los agricultores.

En este post repasamos los siete principales beneficios para los ciudadanos de este tipo de políticas europeas.

“Una de las prioridades de la política de desarrollo de la UE, es la inversión en una agricultura sostenible e integradora y en el desarrollo de políticas de apoyo. La agricultura sostenible desempeña un papel clave para un crecimiento integrador a largo plazo, en particular en los países en desarrollo, pues tiene un gran efecto multiplicador en otros sectores. La agricultura depende del uso de recursos naturales, como la tierra, el suelo, el agua y los nutrientes. A medida que aumenta la demanda de alimentos y el cambio climático y la degradación de los ecosistemas imponen nuevas limitaciones, la agricultura sostenible tiene que desempeñar un importante papel para conservar los recursos naturales, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, detener la pérdida de biodiversidad y cuidar los paisajes valiosos.

La agricultura sostenible pretende:

  1. Producir alimentos seguros y saludables. Las explotaciones producen alimentos seguros, saludables y de alta calidad.
  2. Conservar los recursos naturales. Lo que se extrae del medio ambiente se devuelve, a fin de mantener en buen estado recursos como el agua, el suelo y el aire para las generaciones futuras. Los insumos químicos, como fertilizantes y plaguicidas, se usan con prudencia. La agricultura sostenible también debe desempeñar un papel en la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo.
  3. Garantizar la viabilidad económica. Las explotaciones generan ingresos suficientes para su continuidad. Las explotaciones sostenibles ayudan a reforzar la economía y contribuyen a un desarrollo territorial equilibrado.
  4. Prestar servicios a los ecosistemas. Se protege la biodiversidad (hábitats, genes, especies). La agricultura presta servicios valiosos, como la retención de agua y nutrientes, la conservación del suelo, las zonas recreativas y el secuestro de carbono.
  5. Gestionar las zonas rurales. Las explotaciones gestionan la tierra, conservan hábitats valiosos y la biodiversidad y mantienen paisajes atractivos que no existirían sin ellas.
  6. Garantizar el bienestar de los animales. Los animales son tratados con respeto y bien cuidados. Viven en un entorno tan natural como sea posible, reciben una dieta natural adecuada y viven en buena salud.
  7. Mejorar la calidad de vida en las zonas agrícolas. La agricultura contribuye a la calidad de vida, por ejemplo, al dar empleo y ofrecer condiciones de trabajo razonables. Las condiciones de vida y estructuras sociales de las zonas rurales mejoran, creando así un entorno que resulta igualmente atractivo para el turismo.

La ciudadanía europea en general, es consciente de que gracias a la PAC tienen a su disposición la mayor variedad, cantidad y calidad de alimentos del mundo con total seguridad, a unos precios razonables y estables. Saben que gracias a la PAC cuentan con un mundo rural vivo, con un medioambiente respetado, con una biodiversidad protegida y con un paisaje y unas culturas ancestrales bien conservadas, y todo ello a un coste moderado, puesto que el presupuesto de la PAC hoy en día supone menos del 1% de la producción bruta total de la UE, lo que equivale a dos euros semanales por ciudadano europeo. La agricultura no es solo alimentos. También es las comunidades rurales y las personas que viven en ellas. Es nuestro campo y sus valiosos recursos naturales. En todos los Estados miembros de la UE, los agricultores mantienen el campo vivo y la forma de vida rural. Si no hubiera labores agrícolas o agricultores, nuestros caseríos, pueblos y mercados se verían profundamente afectados para peor.

En el campo, muchos trabajos están relacionados con la agricultura. Los agricultores necesitan maquinaria, edificios, combustible, fertilizantes y asistencia sanitaria para los animales. Muchas personas ocupan puestos de trabajo en estos sectores de abastecimiento. Otras encuentran trabajo en actividades derivadas, como la preparación, transformación y acondicionamiento de los alimentos. Y otras participan en su almacenamiento, transporte y venta al por menor. En conjunto, la agricultura y la producción de alimentos son elementos esenciales de nuestra economía y sociedad. Con sus 27 Estados miembros, la UE cuenta con unos 14 millones de agricultores, más 4 millones de personas que trabajan en el sector alimentario. Los sectores agrícola y alimentario juntos representan el 7 % de todos los puestos de trabajo y generan el 6 % del producto interior bruto europeo. Por otro lado, nuestro paisaje no se encuentra en su estado natural original. Ha sido conformado por la agricultura durante siglos. La agricultura ha creado nuestros diversos entornos y variados paisajes. El campo proporciona hábitats para una gran diversidad de fauna y flora. Esta biodiversidad es esencial para el desarrollo sostenible del campo.”

Fuente: http://www.unionsagrarias.org/pacyciudadania

También puede interesarte

Deja un comentario