Entre la sierra de Ayllón y la sierra de Alto Rey, al noroeste de la provincia de Guadalajara se encuentra uno de los tesoros de Castilla La Mancha: la ‘Arquitectura Negra’, en periodo de declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que se extiende también por las provincias de Madrid y Segovia. Construcciones con dosis de leyenda, de tradición y con la pizarra como denominador común, envuelven al visitante en una ruta de ‘pueblos postal’ en la que el tiempo se detiene e invita a fundirse con la naturaleza.

Es precisamente ella, la naturaleza, con su clima, su orografía y paisaje la que ha marcado el rumbo de la construcción desde los primeros pobladores. La utilización exclusiva de materiales locales como el chopo, el roble, la cuarcita y la pizarra se justifica por el aislamiento natural de la zona que le imposibilitaba importar otro tipo de componentes de construcción. Asimismo, el frio ha dado espesor a los muros y mermado el tamaño de las ventanas. El resultado: unas edificaciones -desde la iglesia, al ayuntamiento pasando por los pavimentos- miméticas, como clonadas por un dedo divino.

De hecho, la chanza popular atribuye el nacimiento de esta zona al último día de La Creación, cuando ya no había la suficiente luz para dotar de colorido a la zona.

Principales ‘pueblos negros’

Tamajón es la puerta de entrada a los pueblos de la arquitectura negra. A pesar de ser el punto de partida de este especial recorrido, su arquitectura difiere del resto de pueblos de la sierra, caracterizándose por construcciones de piedra caliza de gran tamaño en donde otrora habitaron nobles como los Mendoza, al servicio de la Corona de Castilla.

Palacio de la Familia Mendoza en Tamajón (Fuente: Wikipedia)

Palacio de la Familia Mendoza en Tamajón (Fuente: Wikipedia)

Hacia el norte el paisaje cambia dando forma a los ‘pueblos negros’ como El Campillejo, El Espinar, Campillo de Ranas y Robleluengo. A los mismo pies del Ocejón se encuentra Majaelrayo uno de los puntos de mayor encanto. En la ladera oeste del Ocejón con otros pueblos de gran belleza como Almiruete, Palancares y Valverde de los Arroyos, centro de la Reserva Nacional del Sonsaz.

Campillo de Ranas (Fuente: Wikipedia)

Campillo de Ranas (Fuente: Wikipedia)

Perderse por los arroyos, cascadas y bosques que circundan estos pueblos es también una experiencia única para quien decida hacer el recorrido a pie. Ni los que tomen esta opción ni aquellos que prefieran ir en transporte con más calma se quedarán indiferentes ante la luz que desprende la arquitectura negra.

También puede interesarte

Deja un comentario