Con el apoyo de la tecnología y una mayor conciencia ecológica, crece cada vez con más fuerza un nuevo modelo de consumo de productos y servicios, el sharing economy o consumo colaborativo basado en el intercambio entre iguales, de persona a persona (peer to peer).

El consumo colaborativo supone un ahorro económico para el usuario y un aprovechamiento de recursos en algunas ocasiones infrautilizados. Numerosas startups españolas han creado plataformas para compartir coche, casa o aparcar que ya están plenamente incorporadas en las rutina diaria de la población, sobre todo entre los más jóvenes. Su mentalidad pasa de una economía de posesión a una economía de acceso.

El activo de este tipo de economía abarca desde recursos como el talento, hasta bienes materiales y se realizan a través de transacciones con o sin ánimo de lucro entre particulares. Aunque es algo que siempre ha existido, la dimensión que ha adquirido gracias a Internet es lo que lo ha convertido en todo un modelo de negocio.

Entre las plataformas españolas más conocidas (los AirBnb españoles) podemos encontrar:

  • Relendo, primera plataforma para alquilar productos entre personas de una misma zona.
  • Spacebee, nueva versión del co-working, el que puedes reservar espacios de trabajos cuando empresas o profesionales no los están usando.
  • Shipeer, proporciona servicios de envío de paquetes aprovechando el viaje de conductores.
  • Amovens, viajes compartidos y alquiler de coches.

El objetivo de todas ellas es la eficiencia, producir mejor aprovechando los recursos existentes, sin necesidad de obtener más recursos para producir más. Reutilizando o reaprovechando de forma imaginativa e innovadora, los recursos que ya tenemos, con el importante beneficio para la reducción del impacto ambiental.

Las ventajas, por tanto, son indudables, menores costes, mayor oferta para el consumidor, asignación más eficiente de los recursos infrautilizados y mejora de la competencia obligando a la innovación, reducción de márgenes y precios de los distintos proveedores.

Todo esto, y la creciente regulación de estos sectores, lo está consolidando como parte de nuestro comportamiento de consumo. Que coexistiendo con el modelo tradicional, nos abre un abanico de posibilidades que nos permiten ahorrar y optimizar nuestros recursos.

¿Qué opinas del nuevo consumo? Si quieres conocer más sobre ahorro no pierdas de vista nuestro blog y nuestro artículo sobre ahorro en viajes.

También puede interesarte

Deja un comentario